Siete adultos mayores que vivían en un geriátrico del barrio porteño de Villa Urquiza murieron por Covid-19 y ya son 45 personas las que contrajeron el virus en esa residencia. Familiares de los residentes aseguran que hubo "negligencia" por parte de las autoridades.

"A pesar del esfuerzo del equipo médico de los centros de salud donde permanecían internados, siete adultos mayores que se contagiaron coronavirus en el geriátrico Del Arce, fallecieron a causa de un cuadro de Covid-19 grave", informó el Ministerio de Salud de la Ciudad, que indicó que un total de 30 residentes y 15 trabajadores del lugar se contagiaron durante mayo.

En diálogo con TN, la nieta de una de las personas fallecidas relató que el 28 de mayo les avisaron que un trabajador del geriátrico ubicado en Roosevelt 5570 tenía coronavirus. Según contó Paola, en ese momento solo le hicieron el hisopado al resto del persona, pero no creyeron necesario realizarle el test a los residentes.

Sin embargo, el pasado 13 de junio su abuela falleció en el Hospital Churruca tras una semana de internación, y recién ese día le hicieron el test a todos los residentes y empleados. La joven asegura tener fotos que prueban que en el centro no se respetaba el distanciamiento social.

Además, rechazó la versión de las autoridades, que dijeron que actuaron de acuerdo a los protocolos correspondientes: "Si hicieron todo bien, ¿por qué pasó lo que pasó? Decían que era traumático hisopar a los residentes, lo que no es verdad", afirmó.

Sin embargo, el titular del geriátrico Flavio Asch dijo que realizaron los hisopados a los empleados y que cumplieron el 100% del protocolo Covid-19 que rige para esas instituciones.

"Hisopamos a los empleados el 30 de junio por nuestros propios medios porque en ese momento el gobierno porteño no venía a las residencias y derivamos a pacientes ante los primeros síntomas; tenemos una enfermería profesional 24 horas que controla la sintomatología, especialmente la temperatura, y la oxigenación en sangre a todos", explicó en diálogo con TN.

El dueño de la residencia explicó que las personas alojadas allí tienen avanzada edad, lo que "los hace que pacientes de alto riesgo", y señaló que "desde antes que rija el aislamiento para todo el país, prohibimos el ingreso de todo personal no esencial" al lugar.

"Desde un primer momento estuvimos en contacto con personal del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que nos regula y nos controla permanente y vinieron 5 veces en los últimos 10 días", detalló y afirmó tener registro de esas visitas. "Si bien entendemos el dolor de los familiares, no podemos aceptar difamaciones o mentiras", insistió.

Asch sostuvo que "tenemos todo cargado en el sistema oficial del Gobierno, con todos los resultados y los puedo poner a disposición de quien lo solicite" y explicó que "el sábado 13 de junio personal del Ministerio de Salud volvió a hisopar a todos los empleados".

En tanto, el Ministerio de Salud de la Ciudad explicó que desde la notificación del primer caso a fines de mayo, representantes de esa cartera "realizaron ocho relevamientos en el lugar con el fin de profundizar el seguimiento epidemiológico y fiscalizar el cumplimiento de los protocolos sanitarios vigentes por la pandemia dentro de la institución".

Además, detallaron que el 13 de junio se realizó el hisopado de todo el geriátrico. "El objetivo fue identificar casos de manera temprana, brindarles la atención adecuada y lograr mitigar los contagios dentro de la institución", agregó el comunicado oficial.