Un joven de Bariloche murió por hantavirus y las autoridades rionegrinas llamaron a aumentar las precauciones porque la variante que circula en la Patagonia se transmite de persona a persona y “hoy la gente se está moviendo y quizás podrían llegar a aumentar el riesgo de contagio”, informaron fuentes de la cartera sanitaria provincial.

El coordinador de la Unidad Regional Epidemiológica y Salud Ambiental (Uresa) zona andina de Río Negro,Eduardo Herrero, recordó las medidas de prevención del hantavirus, y detalló que “es endémico” y que “no hay una gran cantidad de casos “.

“Podemos evaluar que la gente estuvo más en su casa por el coronavirus, se expuso menos y hubo menos casos. Hoy la gente se está moviendo y quizás podrían llegar a aumentar el riesgo de contagio”, reflexionó.

Además, sobre la enfermedad que producen los ratones, explicó: “el roedor está y la probabilidad de contagio está” y resaltó la importancia de la prevención para evitar contraer este virus, como lo son el uso de lavandina y el lavado frecuente de manos.

Murió un joven en Bariloche de hantavirus y crece la preocupación en el sistema de salud

También destacó la importancia de la luz y la ventilación, transitar por senderos habilitados, acampar en campings habilitados. No dejar basura a la exposición de los roedores y usar agua potable.

El profesional señaló también que en la montaña “es recomendable llevar un gotero con lavandina y poner una gota por litro, además de llevar un jabón. No desviarse innecesariamente de las picadas y si se junta leña hacerlo de día, dado que disminuye el riesgo por la luz ultravioleta del sol”.

Por su parte, el joven de 23 años que falleció permanecía internado en el hospital patagónico y fueron las autoridades del Hospital Ramón Carrillo de Bariloche.

Los síntomas que presentó la víctima, hace una semana, cuando fue internado, fueron dolor de cuerpo, vómitos y diarreas.

Por su parte, el ratón colilargo es el principal roedor reservorio y transmisor, eliminando el virus a través de la saliva, heces y orina. El contagio al humano es por inhalación del virus, por contacto directo con roedores y sus deyecciones pero la variante que circula en la Patagonia puede transmitirse de persona a persona.