Disputó 193 minutos, siendo titular en los primeros dos partidos que Argentina jugó en el Mundial de Francia.


La ciudad de Bariloche se encontró bien representada en la Copa Mundial de Fútbol Femenino de la FIFA, celebrada en Francia. Miriam Mayorga, oriunda de esas tierras, fue parte de la Selección Argentina que disputó un histórico torneo, adjudicandose dos puntos (cuando en las dos participaciones anteriores se fue cayendo en todos los encuentros) ante Japón y Escocia, quedando a las puertas de avanzar a cuartos de final.

Tras varios días en Europa, finalmente regresó a su hogar. Este martes, Deportes Seis contó con ella como invitada especial en su programa de radio, lugar donde opinó sobre la experiencia: ”Después de 12 años, Argentina volvió a jugar un Mundial. En lo personal era un sueño. Aunque en algún momento deja de ser sueño para convertirse en una responsabilidad muy grande. Para la mayoría era todo nuevo. Era debutar, ver qué pasaba y con qué nos encontrábamos”.

Miriam Mayorga en los estudios de Radio Seis (Foto: Bariloche2000).

Sobre si tenían noción de lo que su incursión en la cita mundialista generó en el país, precisó: ”Nos iban llegando cosas de cómo se estaba viviendo en Argentina. En un momento nos mandaron un video que nos impactó. Era un local de electrodomésticos de Buenos Aires en donde dejaban los televisores prendidos a la hora de nuestro partido y un montón de gente se juntaba a verlo. Eso nos generaba una gran emoción”.

El empate histórico ante Japón, actual subcampeón, fue sin dudas importante. Sin embargo, puede que la mayor muestra de entrega se pudo ver ante Escocia. ”Estar perdiendo por tres goles en un Mundial es una situación difícil de remontar. Sin embargo lo hicimos y eso nos hizo dar cuenta de muchas cosas, de lo que podíamos generar. Tal vez nos faltaba un poco de confianza. En ese momento descubrimos un montón de cosas nuestras”.

Finalmente, habló sobre el encuentro con Messi en Ezeiza: ”Fue muy especial. Aproveché para abrazarlo. Y encima me saqué dos fotos. Le pedí a una compañera que me saque también cuando lo estaba abrazando. Me pareció una persona muy sencilla. Y por momentos hasta tímido”.




Comentarios