El clásico bahiense tendrá una nueva versión. Se juega desde las 21 en El Fortín, dirige Bruno Bocca. El partido va sin visitantes. Los detalles.


Villa Mitre – Olimpo será acaso el principal partido de la programación de la fecha del Torneo Federal A. El clásico bahiense se jugará en El Fortín desde las 21, con el arbitraje de Bruno Bocca y sin público visitante.

Acompañarán a Bocca, Lautaro Andreis y Juan Ignacio Nebbietti como asistentes, conformando de esta manera una terna de la Liga del Sur.

Sin visitantes y sin venta de entradas para socios

En la semana quedó establecido que el partido se jugará únicamente con público local. La boletería de calle Caseros permanecía abierta hasta las 18 para entradas anticipadas y a partir de las 19 se abría la de Maipú y Punta Alta.

Precios: general 350 pesos y menores (de 12 años) 200 pesos. No habrá venta para socios.

Técnico debutante

Luego del alejamiento de Pedro Dechar, a quien se le pidió la renuncia luego de declaraciones periodísticas, estará al mando del equipo Leandro Iribarren, quien es DT del equipo de Olimpo en la Liga del Sur y venía desempeñándose como ayudante de campo de Dechat.

Será solo por hoy, porque el aurinegro ya contrató como técnico a Alejandro Abaurre, el mendocino se hará cargo de la dirección técnica luego del clásico y llegó al club con su cuerpo técnico propio.

Realidades diferentes

Villa Mitre acumula 8 partidos sin perder sumando Federal y Copa Argentina, situación que le permite estar tercero en la tabla del torneo y en puestos de clasificación, además jugará contra Independiente de Avellaneda en el comienzo de la etapa final de la Copa.

Olimpo viene de ganar, pero sigue con problemas. Continúa último en la tabla de posiciones, junto a Sol de Mayo y agregó a sus males la conflictiva salida de Dechat.

Formaciones

-Villa Mitre: Tavoliere; Tanner, Manchafico, Laumann, Ihitz; Formigo, Cocciarini, Fabello, L. Torres; Tunessi y Zárate.

-Olimpo: P. Fernández; Méndez, Pfund, Capraro, M. Ferreyra; López Macri, Argüello, Mendoza, Salas; B. Guille y Lenci.




Comentarios