El playero de una estación de servicio fue asaltado, luego el delincuente le pidió un abrazo. "Estoy re duro", dijo.


Eran las 3 de la madrugada del viernes y Facundo Kippes de 25 años estaba trabajando como playero en la estación de servicio de avenida Lainez e Indiada. Fue abordado por un sujeto que, luego de sacar un arma le pidió la recaudación del día.

El playero no se opuso y le entregó el dinero que tenía en la billetera producto de las ventas, unos 10 mil pesos en total.

Facundo solo atinó a pedir al ladrón que no lo lastimara y que tenía una hija. Sin ofrecer resistencia y a pesar del susto le dio todo lo que tenía.

El hecho curioso fue consumado el robo el malviviente le pidió disculpas al playero y le pidió un abrazo. “Estoy re duro”, le dijo.

Kippes luego de lo sucedido contó que el malhechor se fue caminando lo más tranquilo. El lugar tiene cámaras de seguridad, por lo que radicaron la denuncia.




Comentarios