Las declaraciones del jefe de Gabinete, Alejandro Vieyra, siguen generando repercusiones. A través de un duro comunicado, desde la Juventud Radical de Azul cuestionaron al funcionario y sus dichos frente a la primera Marcha del Orgullo que se realizó el fin de semana en esta ciudad.

EL COMUNICADO

El pasado sábado se realizó en Azul, la primera Marcha por el Orgullo LGTB+. Y como era de esperar en una ciudad conservadora, crítica, y ceñida de prejuicios, los funcionarios de la gestión municipal actual, se hicieron escuchar rápidamente.

A través de un comunicado se manifestaron en contra del evento realizado y muy preocupados por el monumento de José de San Martin”. Como si no fuese suficiente con este comunicado discriminatorio, y envuelto en tintes homofóbicos: se amenazó a quiénes organizaron la misma con el articulo 222 del Código Penal. Detalle no menor, teniendo en cuenta que de considerarse “delito” muchos azuleños deberiamos estar presos: hinchas de equipo de fútbol que festejan victorias en la plaza; egresados que presentan sus trajes y festejan arriba de la fuente; partidos politicos que festejan triunfos, entre otros.

Desde la Juventud Radical nos hacemos varias preguntas: ¿el dedo acusador de la Gestión, está limpio? ¿Acaso nunca ningún funcionario municipal, o el propio municipio en su conjunto cometió algún delito o abuso de poder desde su lugar de privilegio?

Párrafo aparte. Aumentar (en plena pandemia, crisis económica-social) un 45% las tasas municipales ¿no constituye un bochorno?. Que desde el comienzo de la crisis sanitaria, la voz del intendente haya sido reemplazada por la de su Jefe de Gabinete ¿no constituye un bochorno?

El error en la facturación de los impuestos municipales, ¿no constituye un delito?. Mentir y sabotear las cuestiones sanitarias del Partido, ¿no constituye delito? Que quien hoy es el Intendente de la ciudad, organizara antiguamente, la conocida Fiesta de la Vaca, privada y de altos costos, en un Parque Municipal de la ciudad; haciendolo con total impunidad y sólo para un redito que favorecía a quienes la organizaban ¿no constituye un delito?

Las respuestas están a la vista de todxs. Disfrazan su odio en pos de defender un monumento del que nunca se ocuparon. Brindamos todo nuestro apoyo al Colectivo LGTB+ y a lxs organizadorxs de la Marcha.