El Senado de la Provincia de Buenos Aires declaró al proyecto azuleño del Club de la Lavanda de interés legislativo por unanimidad. “Vería con beneplácito designar de interés legislativo la siembra, producción y comercialización de lavanda en el partido de Azul ya que dichos procesos contribuyen al crecimiento local y regional sostenidos en dos pilares: la perspectiva de género y el desarrollo sostenible”, dice el texto aprobado por los legisladores.

“Estamos muy emocionadas por este nuevo paso institucional del proyecto. Pese al aislamiento, el 2020 fue un año de muchísima actividad y crecimiento de este sueño y esta declaración es verdaderamente la frutilla del postre. La idea surgió en un viaje viendo cómo los franceses explotan el turismo en base a la lavanda, analizando el merchandising y al ver cómo todos los pueblos se involucran. Me pareció que podía ser un buen eje temático para sumar a nuestra ciudad. Hoy Azul es ciudad Cervantina de la Argentina y soñamos que sea “cervantina y de lavandas”, cuenta Ximena Bengolea impulsora del Club de la Lavanda.

La declaración provincial también menciona que “las características logísticas y geográficas del partido de Azul, hacen del mismo un punto privilegiado para dar inicio a la articulación regional con vistas a la creación de la Ruta Provincial de la Lavanda, lo que permitiría a mas bonaerenses ser parte de una actividad que propicie el desarrollo económico y social”.

“Azul contaba al inicio con 3 plantaciones de lavanda y miles de lavandas ornamentales en la ciudad que sólo necesitaban que se las resaltara. La lavanda es una planta súper conocida y querida que además funciona muy bien en nuestro suelo y clima. Durante el 2020 fuimos 36 azuleños más que plantamos lavandas de producción en diferentes escalas. Fuimos conociendo que en partidos vecinos había otras plantaciones de lavanda y creemos firmemente que es una oportunidad. Definimos como visión entonces -haciendo eco de lo visto en Francia en las rutas turísticas- ´Ser la puerta de la Ruta de la Lavanda´ en la provincia de Buenos Aires, una ciudad identificada por la cantidad de plantaciones tanto urbanas como rurales y en donde hay múltiples emprendimientos relacionados dándole valor agregado y turístico a su producción”, agrega Bengolea.

“La idea es unir turismo y negocios. Buscamos que sea un proyecto adoptado por los ciudadanos. Que los frentes de las casas y los establecimientos turísticos se llenen de lavandas, que los emprendedores sumen la lavanda en sus proyectos y generen productos. Que el turista y los azuleños veamos y disfrutemos las lavandas en todos lados, que la sumemos a la educación. Que regalemos bienestar, relax y disfrute. El slogan que nos acompaña en este sueño es “Perfumemos al mundo desde Azul”, concluye la creadora de El Club del emprendimiento.