Hace un año, Adrián y María Alicia tuvieron una hermosa noticia para festejar el día de los enamorados: el nacimiento de los trillizos Pedro, Liam y Felipe en el Hospital Materno Infantil. La llegada de los chicos fue una enorme felicidad para los padres, pero no fue sencillo salir adelante en medio de una situación económica difícil.

En ese momento, la historia de los trillizos azuleños recorrió todo la Argentina a raíz de la publicación de Vía País y decenas de personas de diferentes provincias los ayudaron para salir adelante. A un año exacto del nacimiento de sus hijos, el papá decidió escribir un texto para agradecer esa mano enorme que recibió hace 365 días.

Los trillizos azuleños cumplieron un añoAdrian Cosio

“Llegó el día, llegó su primer añito y con el las ganas de agradecerle a cada personas que a lo largo de este año estuvieron, están y muchos seguirán estando en el crecimiento de Liam, Felipe y Pedro. Familiares, amigos, vecinos, conocidos y no conocidos que han -desde su humilde lugar- aportado ya sea algo material o simplemente su tiempo para ellos. Hoy es un día de festejo, como aquel 14 de febrero de 2020 y nombrar a cada uno que nos ayudó como anteriormente dije (cosas materiales o su tiempo). Sería muy injusto para con quienes aportaron su ayuda y no dieron su nombre, entonces he decidido hacer un agradecimiento general”, arranca el texto que escribió Adrian Cosio.

El día que los trillizos nacieron en el Hospital Materno Infantil.

“Se que no me alcanzará la vida ni las palabras para agradecer tanto cariño y afecto que le han dado a ellos, y se que las palabras no son más que palabras pero sepan que cada uno de los que estuvieron este año ayudándonos estarán siempre en nuestros corazones, porque hay cosas en la vida que uno no puede olvidarse y una es la gente buena que estuvo a nuestro lado. Muchas gracias, simplemente gracias”, concluyó el orgulloso papá de los trillizos que ya tenía dos hijos anteriores.

Cuando nacieron los trillizos, Adrián acababa de quedarse sin trabajo al igual que su mujer por tener un embarazo de riesgo. Sin embargo, un año después la cosa empezó a arreglarse: “Aún no tengo trabajo fijo, pero pude gracias a dios pude poner en marcha mi camión volcador y sale laburo. Está todo medio parado pero va de a poco”, afirma el padre de los chicos.