Entre la expectativa y la aplicación del nuevo protocolo, hablamos con los empleados y dueños de locales gastronómicos de la ciudad.


“Las expectativas son siempre buenas, solo hay que esperar que la gente se acostumbré a esta nueva modalidad. Ya tenemos reservas hasta el domingo”, asegura Federico Beltrán, el dueño de la cervecería Kubik Beer, que está trabajando a contrarreloj para tener todo listo para que su local vuelva a abrir después de cuatro meses. Tras la difusión del nuevo protocolo, los locales gastronómicos del partido se preparan para volver a funcionar en esta fase 4 ampliada, en medio de la pandemia.

“Recién estamos limpiando, hoy vimos el protocolo para ver cómo vamos a hacer. Si llegamos para esta noche abrimos, sino lo haremos mañana. La gente me preguntó en la calle sobre la reapertura, yo creo que va a haber gente, no sé si se va a llenar pero va a haber gente. Hay muchos que tienen ganas de salir”, cuenta Juan Maddío, el dueño de la Parrilla La Amistad, un clásico de Azul que tiene lugar para 60 comensales pero que deberá reabrir para 30.

El café Hygges, ubicado en la esquina de la Plaza San Martín reabrió esta mañana y el resultado es positivo: “La gente está contenta, por lo menos los que vienen están contentos de salir, tomar un café y relajarse un rato. Se los ve contentos. Hoy ya anduvo gente, hubo concurrencia. Vinieron a desayunar y después estamos tomando reservas para la tarde”, cuenta Melina, la encargada del local.

Con las modificaciones, el funcionamiento de los locales va a ser diferente: “El principal cambio que va a encontrar la gente es la nueva modalidad de turnos, las mesas van a estar divididas por box y adentro no se va a poder circular como se hacía antes y no vamos a tener juegos de mesa porque están prohibidos”, afirma Beltrán.

“Mi restaurante esta vacío, eso les va a llamar la atención a los clientes acostumbrados a toda la mantelería y las servilletas. Ahora no hay nada, solo las sillas y las mesas”, agrega Maddío.

Taller de Gustos, uno de los restaurantes más innovadores de Azul, no reabrirá por el momento pero seguirá trabajando con delivery. “Por ahora no volvemos, nos estamos reinventando. La idea es volver ruedo de otra manera”, cuenta Gonzalo Lara. 

A partir de este jueves, los locales tendrán que tomar la temperatura de los clientes, anotar quienes son los que entran y todo con reserva. El resto será acostumbrarse a la nueva normalidad.

“Lo único que quiero pedirles a todos los cliente que frecuentan diferentes cervecerías que sean responsables y que sepan entender que todo esto es nuevo para nosotros y que también nos tienen que tener un poco de paciencia”, agrega el dueño de Kubik.




Comentarios