Un estudiante que repitió de año se quiso despedir de sus amigos y les puso Clonazepam en la bebida.


La fiesta del Último Primer Día (UPD), un festejo que se impuso en los últimos años entre los estudiantes que empiezan a cursar el último año antes de su egreso, suele ser una mezcla de festejos y algunos excesos de alcohol.

En Tandil, una de las fiestas casi termina en tragedia cuando uno de los jóvenes del Colegio Sagrada Familia, colocó pastillas de Clonazepam en las bebidas con alcohol y varios terminaron internados. El chico ya lo había anticipado en un audio: “Hoy salimos todos dados vuelta. Esa del pulpo que vamos a hacer con el bidón, le voy a meter un blister completo. Van a salir todos torcidos de ahí, ni el sol se va a poder rescatar hoy a la noche. Hoy no sale nadie caminando derecho, mañana a la escuela no entra nadie”.

La madre de uno los alumnos de SAFA habló con Radio Tandil y contó que “había padres en el salón y padres en la puerta, en autos, controlando. Pero nunca pensamos que iba a pasar algo así. Tipo tres y pico de la madrugada empiezan a llegar mensajes. Chicos que se sentían mal, sin fuerza; el cuerpo no les respondía. Los sacaban colgados”.

Cuando algunos de los jóvenes se dieron cuenta de que en sus vasos había como partes de una pastilla flotando, avisaron a los padres y uno de ellos decidió terminar el festejo. Lo mas insólito fue que el joven que había puesto las pastillas se ofendió porque terminaron con la fiesta.

Según relató esta madre, el joven llamó por teléfono a la hija de quien había decretado el fin de festejo y la amenazó de muerte. Estas amenazas que quedaron registradas en audios junto con los audios previos al festejo, comenzaron a circular entre el grupo de padres de whatsapp.

Muchos de los jóvenes que estuvieron en la fiesta terminaron internados esa madrugada, incluso una de las jovenes corrió riesgo de vida. 


En esta nota:

Azul Tandil Educación


Comentarios