El film, grabado en 1922, muestra la ciudad en todo su esplendor. Conocé la historia detrás de la película.


Algunas de las imágenes demuestran que el tiempo no ha pasado, y en otras el cambio es radical. En 1922, el inmigrante belga François Verstraeten y Matilde Anchorena grabaron la película “En tierras nuevas donde el oro abunda” y registraron cómo lucía Azul en esa época.

El centro de Azul (En tierras nuevas donde el oro abunda, 1922)

La película, que fue filmada en nuestra ciudad, en la Capital Federal y en algunas estancias de la familia Anchorena, fue una idea de Verstraeten para que sus familiares y amigos en Bélgica pudieran ver el lugar que le había “cambiado la vida”.

Durante unos diez minutos, el film registra algunos de los lugares más emblemáticos de Azul como la catedral, la Plaza San Martín (que en ese entonces se llamaba Plaza Colón), el Parque Domingo F. Sarmiento, el Hipódromo y la Escuela Normal.

El Teatro Español y parte de la actual Plaza San Martín (En tierras nuevas donde el oro abunda, 1922)

A su vez, la película tiene una historia fascinante detrás: Verstraeten fue contratado como chofer de la familia Anchorena, una de las más ricas e importantes del país. El belga empezó a trabajar exclusivamente con la viuda Matilde Anchorena, con quien terminó enamorándose y casándose en secreto.

La estación de tren (En tierras nuevas donde el oro abunda, 1922)

Según Andrés Levinson, encargado de la recuperación del documental e investigador del Museo de Cine de Buenos Aires, el romance generó una crisis en la familia y la viuda fue expulsada de su casa.

LA RECUPERACIÓN

Luego de mucho trabajo, la película fue recuperada y presentada en el año 2015 en el Festival de Cine de Mar del Plata. Según explicaron quienes trabajaron en la restauración sólo se pudo rescatar un veinte por ciento de todo el material.

La Escuela Normall (En tierras nuevas donde el oro abunda, 1922)




Comentarios