Esta madrugada, la Diputada Provincial de Juntos por el Cambio Carolina Píparo y su familia fueron acorralados por tres parejas de motochorros que intentaron asaltarlos en la ciudad de La Plata. Según las primeras versiones, los delincuentes escaparon sin lograr su objetivo.

“No es el principio de año que nadie espera”, tuiteó la legisladora este mediodía, tras aclarar que tanto ella como quienes la acompañaban se encuentran bien. Además, aprovechó para agradecer a sus seguidores por el apoyo recibido.

Según se supo, todo empezó en las primeras horas de este viernes, cuando la Secretaria de Asistencia a la Víctima y Políticas de Género de la Comuna de La Plata, su esposo y sus hijos circulaban con su auto por el centro platense. Según indicó el portal local 0221, las tres motos con los seis delincuentes a bordo los rodearon de repente en lo que, se presume, fue un intento de robo.

Todavía en etapa de investigación, no trascendieron los motivos por los cuales los sujetos escaparon del lugar antes de poder concretar el asalto. En cambio, se supo que en su huída fueron perseguidos por el esposo de la legisladora provincial, Ignacio Buzzali, quien trató de alcanzarlos sin éxito.

“Mi marido los siguió mientras yo me comuniqué al 911 indicando al operador por qué calle íbamos. En un momento se sumaron dos motos a esas tres y las cinco nos cerraron el paso, chocamos con una de ellas y tres nos empezaron a perseguir. No sé cuantas cuadras hicimos hasta encontrar a la policía con ellos atrás pretendiendo atacarnos”, comentó la actual Secretaria de Asistencia a la Víctima y Políticas de Género de la Municipalidad platense.

Píparo reveló que las dos personas a bordo de la moto están en buen estado de salud y la investigación del robo está en curso.

Luego, en declaraciones al canal TN, Píparo dijo que apenas se produjo el asalto su reacción " fue automáticamente entregar todo”, porque vio “una pistola”.”Cuando lo vimos en la calle, la reacción de mi marido fue seguirlos y yo llamar al 911 para que venga la policía”, agregó y sostuvo que “de alguna manera esto le va a pasar a otro, esa es la realidad”.

Amenazas desde la cárcel

El comienzo del 2020 tampoco había sido tranquilo para Carolina Píparo. A principios de abril denunció que el hombre condenado por balearla y asesinar a su hijo en 2010 en La Plata la había amenazado por Facebook. El Servicio Penitenciario provincial requisó entonces la celda del preso y encontró un celular que no estaba registrado.

“Esto me escribe el hombre que asesinó a mi hijo el día que liberan el uso de celulares y redes ¿Qué pensaron que iban a hacer? ¿Llamar a la abuela?”, cuestionó Píparo en su cuenta de Twitter, junto a las capturas de pantalla de las amenazas de Moreno.

Píparo fue baleada el 29 de julio de 2010 cuando con su madre, María Ema Cometta, retiró dinero de la sucursal del Banco Santander Río de 7 y 42, en La Plata, y se dirigió a su casa, en las calles 21 y 36 de la capital provincial. Apenas habían caminado unos metros cuando dos hombres en moto la atacaron y la golpearon para intentar robarle el dinero y uno efectuó un disparo que impactó en el mentón de Píparo, que estaba embarazada, y le perforó un pulmón. Entonces fue trasladada al Hospital de Gonnet donde fue sometida a una cesárea de urgencia de la que nació su hijo Isidro, quien murió una semana después.