El “iPhone 6s” del ecologista brasileño Ernesto Galiotto demostró que resiste golpes y caídas de cientos de metros y esta es su historia.

El ambientalista y youtuber viajaba en una avioneta mostrando las playas de Perú cuando el celular inició una caída libre de 300 metros. En ese momento, lo llevaba con una sola mano hasta que se resbaló y cayó. Grabó todo el recorrido y terminó con la pantalla intacta. Su dueño logró encontrarlo gracias a la señal del celular y la ubicación del GPS y aún tenía un poco de batería.

Ernesto y el piloto estaban sobrevolando la playa de Peró, en Cabo Frío, en la Región de los Lagos de Río de Janeiro, al sureste de Brasil. El ecologista empezó a grabar la playa agarrando el iPhone con una mano cuando de golpe salió volando. El dueño pensó que había terminado en el agua, tras unos 15 segundos de “caída libre” en la que no paró de girar, pero el dispositivo de Apple aterrizó con la pantalla hacia abajo en la arena. Siguió grabando durante una hora y media antes de cortar la filmación.

“Creo que el sol lo recargó porque cuando llegamos a recuperarlo al día siguiente, todavía tenía un 16% de carga “, le dijo el ecologista a “Globo”. El iPhone estaba a unos 200 metros del mar, con la pantalla intacta, pero lo llamativo también es que se encontraba en una playa llena de gente y nadie lo había recogido aún.

Por suerte nadie salió herido en la caída, ni la gente ni el teléfon y así, la historia del “iPhone volador” se convirtió solamente en una divertida anécdota.

“Es algo que, si le dices a alguien, la persona no lo va a creer. En el momento incluso me salió decir una mala palabra, pero después pensé ‘Voy a recuperar este celular’”, dijo el ambientalista, que hace de la aeronavegación en la región su rutina desde hace 26 años.

Una cámara desde la cabina del avión monomotor registró el momento en que Ernesto sacó su celular para filmar el lugar. Mientras grababa, sostenía el teléfono celular en una mano. El video mostró que Ernesto dijo: “Estamos aquí buscando la Bandera Azul”. En ese momento, el dispositivo cayó. También se pudo ver la reacción del piloto, que dijo: “Una más ... Sucede”.

Ernesto volaba esa región para filmar la conmemoración de la renovación del Sello de Bandera Azul Internacional, símbolo internacional que reconoce la calidad ambiental de la playa.