¿Quién diría que en un robo se llevarían también a tu mascota? En 2018, una joven estadounidense vivió la peor pesadilla. Entraron a su casa, se llevaron sus pertenencias e inclusive a su perro Hannibal. Pensó que jamás volvería a verlo y por casi tres años vivió con ese dolor, hasta que un buen día recibió un llamado: su mascota estaba en un refugio a casi 1000 km de donde vive en la actualidad.

El video del reencuentro, publicado en TikTok, lo vieron millones de usuarios y fue replicado en todas las redes sociales. Nunca en un video viral se vio tan reflejado el amor de un perro hacia su dueño. Mariah Cummings, protagonista del cuento, había estado en la casa de sus padres en el momento del asalto. Hannibal tenía solo tres años. “Entré a mi casa, miré todas las cosas y pensé: ‘¿Dónde está Hannibal? No lo escucho’”, reveló la joven a el canal local WNEM-TV.

“Vi que la comida del perro y su recipiente de agua no estaba y empecé a llorar. (...) Realmente no me importaba nada de lo que había en la casa, ya sabes. Puedo comprar un nuevo televisor, puedo comprar ropa”, añadió la joven. Al instante había iniciado una campaña en redes sociales para tratar de localizarlo y solo recibió falsas alarmas.

El 13 de diciembre, una chica se contactó con ella por Facebook y le dijo que creía haber visto al perro en un refugio a 30 minutos de Saginaw. Luego de que le enviara una foto del animal, la joven no dudó en viajar 965 km en auto hasta allí para confirmar si era Hannibal. En un clip de TikTok, que ya acumuló más de 1.8 millones de reproducciones, Cummings mostró su eterno recorrido en auto donde la noche y el día transcurrían sin parar.

Hannibal la reconoció enseguida: se abalanzó sobre ella y comenzó a agitar su cola. No paraba de saltar. “Ha sido un largo camino sin ti, aunque estoy tan feliz de que estés en casa”, publicó en su cuenta de Instagram.