Los salarios están perdiendo, otra vez, con la inflación y el Gobierno ya tomó nota, por lo que ve inevitable que los gremios activen la cláusula de revisión y las conversaciones ya comenzaron para diseñar la estrategia.

//Mirá también: Súper Cerca: cómo es la canasta de 70 productos con precios congelados que lanzaron hasta fin de año

La gestión de Alberto Fernández se apoya en la CGT. Tiene un diálogo más fluido con uno de los dos cosecretarios, Héctor Dáer. Y también dialoga con otros referentes como el líder de UPCN, Andrés Rodríguez.

Estos debates se formalizaron el 1 de junio en una reunión que tuvieron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, con la cúpula de la CGT. Hablaron de las obras sociales, el control de la Superintendencia de Servicios de Salud y de las paritarias.

El enfoque oficial consiste en reconocer que la inflación se disparó y que la pauta del 29% más cinco puntos como “techo de cristal” está cerca de estallar. Por eso, la revisión que quedó latente en las negociaciones del primer semestre se activará.

Pero antes hay un pedido oficial que consiste en esperar a octubre o noviembre. El Gobierno no quiere que la conflictividad se incremente ahora, dado que prevé que la inflación perforará el piso del 3% en julio o agosto y tenderá al 2% mensual en septiembre.

Si los gremios activan ahora, analizan en el Gobierno, la presión de las bases será más fuerte y las paritarias se tornarán “inviables” para las empresas, que además están en momento muy delicado por la crisis económica y la segunda ola de Covid-19.

Esto viene siendo dialogado por el propio presidente Alberto Fernández con los sindicalistas y en cada reunión que tienen Moroni; y los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y de Economía, Martín Guzmán.

Alberto Fernández en un plenario con la CGT. (Clarín)

En una conferencia de prensa en la que anunció una canasta de 70 productos congelados hasta fin de año, Kulfas ratificó este martes que el Gobierno quiere que los salarios mejoren en términos reales. Pero evitó hablar de la revisión de paritarias.

Kulfas expresó que el Gobierno está “convencido” que la estrategia de recuperación salarial es “fundamental”, porque es lo que va a impulsar el crecimiento. “En este contexto, de ninguna manera evaluamos que los incrementos salariales sean inflacionarios”, agregó Kulfas.

La ecuación que hace el Gobierno es simple: el 70% del PBI es mercado interno; sin consumo, adiós a la recuperación. Y los salarios vienen perdiendo poder de compra de manera ininterrumpida desde 2016, según datos oficiales. Cambiar la tendencia este año es muy difícil.

//Mirá también: Los salarios privados formales aumentaron un 5% menos que la inflación en un año

Hugo Yasky, jefe de la CTA y diputado oficialista estuvo con Moroni y funcionarios de Economía. La situación del empleo, de las pymes y de los salarios estuvo en el menú sobre el que se dialogó. Hubo compromiso para abrir una mesa de debate con Desarrollo Productivo.

“Lo que está claro sobre la evolución de los precios es que el 29% ya fue. El Gobierno por supuesto no lo dice, pero todos que estamos observando, los sindicatos y demás sectores”, le comentó Yasky a este medio al salir.

El sindicalista no cree que la inflación vaya a cerrar el 2021 en 50%, que es lo que indican las consultoras privadas. “Pero que hay que recomponer el ingreso para que la reactivación económica empiece a sentirse en las casas de los argentinos”, dijo.

Y sobre lo que viene en materia de discusión salarial, precisó: “Se está discutiendo. Con lo de Camioneros y el 40% en el Congreso se enviaron señales para una segunda ronda paritaria, con la idea de tener salarios a la altura de la inflación”.

Según Rodríguez, la inflación está poniendo “en un lugar complejo” a los salarios dado que la mayoría de los gremios esperaban que para esta altura del año hubiera índices de inflación más bajos, lo cual “no está sucediendo”.

“Si las paritarias no le ganan a la inflación vamos a tener que reverlas. Esperamos que no suceda pero por eso pusimos cláusulas de revisión”, dijo el sindicalista y advirtió que “hay productos que aumentan descontroladamente sin ningún motivo”.

Para Moroni, los sindicatos se han portado “muy racionalmente” y han cerrado convenios que están entre el 33% y el 36%. “Son los valores que nosotros hemos impulsados”, dijo el funcionario en declaraciones radiales. Es insistió con que el objetivo del gobierno es que los salarios le ganen a la inflación, por lo que ahora el camino es ir por el “mecanismo de revisión posterior”.

Incluso UPCN y ATE firmaron días atrás el acuerdo paritario con el Gobierno nacional, en el cual se pactó un incremento salarial del 35% en seis cuotas (la última en febrero de 2022) y contemplando una cláusula de revisión para noviembre próximo.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.