Este miércoles el fiscal federal Diego Luciani, titular del Tribunal Oral Federal N° 6, pidió una condena de tres años y nueve meses de prisión, y una reparación económica de casi siete millones pesos, para Romina Picolotti, la exsecretaria de Ambiente kirchnerista entre 2006 y 2008.

Picolotti es investigada por defraudación en perjuicio de la administración pública, debido a que durante los años en los que formó parte de la administración pública desvió fondos del presupuesto de la Secretaría y con ellos pagó millonarios gastos personales como regalos, comidas, pasajes de avión para ella, sus familiares y amigos, y hasta alquileres de jets privados.

Según el fiscal Luciani, los gastos realizados durante dicho periodo por la entonces secretaria de Ambiente Picolotti fueron “irracionales, escandalosos y burdos”.

Hubo un manejo absolutamente irregular de parte de Picolotti de los fondos públicos. Fue un verdadero fraude en el ejercicio de la función pública. Se pagaron comidas o almuerzos casi diariamente sin justificación, se pagaron pasajes de avión para familiares y amigos que no tenían relación con la secretaria y costosos vuelos charters”, sostuvo el fiscal en la audiencia virtual del juicio que comenzó en febrero.

Por esos gastos injustificados, Luciani pidió que Picolotti “devuelva” al Estado $6.941.170,50. En caso de no poder hacerlo, aconsejó que se decomisen sus bienes.

Al igual que en las anteriores audiencias, Picolotti participó de manera virtual ya que desde hace años reside en Palm Beach, Miami (Estados Unidos). Es por esto que el fiscal advirtió que en su alegato final pedirá el inmediato regreso al país de la ex funcionaria si es que fuera condenada con cualquier pena que supere los tres años.