El exministro de Interior Rogelio Frigerio consideró que “es poco serio suspender las PASO, y más a esta altura del partido en el que falta muy poco para arrancar el cronograma electoral de acuerdo a que dicta la ley”, teniendo en cuenta que se deberían presentar las listas a fines de abril.

Al referirse a la posibilidad de que el Gobierno suspenda las elecciones primarias, Frigerio manifestó que “lo que está mal es condicionar un cronograma electoral, una ley fundamental en la democracia, para ver si le va un poquito mejor o no al Gobierno en determinado momento y calzar justo la elección ahí”.

“Hay un cuestionamiento desde el punto de vista sanitario, pero si el Gobierno cumple con el cronograma de vacunación que se comprometió a hacer no debería haber problemas en agosto para hacer las PASO” agregó el exfuncionario de Juntos por el Cambio.

En ese sentido, Frigerio planteó que “si en realidad es un problema presupuestario, rescatemos del olvido esa media sanción que tuvo en la Cámara de Diputados el proyecto de la boleta única que logramos en el 2017. Y eso realmente nos va a hacer ahorrar muchísimo dinero”.

“Las PASO son un muy buen instrumento para que la gente decida en cada espacio político quién representa sus ideas, y por supuesto que hay que usarlas. Yo creo que lo que la política hizo mal fue, existiendo las PASO, no aprovechar este instrumento. Y por eso la gente percibe que se malgasta el dinero porque las PASO se transformaron en una gran encuesta nacional”, analizó.

Al ser consultado por la economía del país, el exministro se mostró “pesimista” y afirmó que “claramente no aprendemos de los errores y no somos ni siquiera capaces de reconocer lo que hicimos mal. Y además seguimos apostando a algo que siempre fracasó”.

“Creer que la inflación no tiene nada que ver con los desequilibrios macroeconómicos es no entender lo que le pasa a la economía argentina. Hay que dejar de buscar culpables donde no los hay, si es el campo o si son los que remarcan precios”, señaló.

Por último, Frigerio opinó que “la madre de los problemas pasa por lo fiscal, porque aunque el Estado recaude lo que recaude, siempre termina gastando más de los recursos que tiene y eso después se traslada inexorablemente, y por distintas vías, a los precios”.