La Justicia desestimó este viernes la demanda de Cristina Fernández de Kirchner contra Eduardo Feinmann por “comentarios hirientes y ofensivos” realizados por el periodista, quien había expresado su deseo “ver presa” a la vicepresidenta y la calificó de “coimera” al aire durante una emisión del programa Animales Sueltos (AméricaTV).

//Mirá también: Eduardo Feinmann compartió una serie de tuits sobre el Frente de Todos y aseguró que “volvió el fascismo”

La causa la llevó adelante el Juzgado Civil 110, a cargo de Ricardo Darío Agugliaro.

Los comentarios y apreciaciones que motivó el reclamo de la Sra. Fernández se encuentran, a mi criterio, íntimamente vinculados con asuntos de interés público. No tengo dudas que las calificaciones realizadas por el demandado pudieron y pueden haberle molestado profundamente, no puedo dejar de mencionar que se trata de una de las personalidades públicas y políticas más importantes del país, que entre otras cosas ocupó en dos oportunidades la primera magistratura y que en la actualidad se desempeña como vicepresidente de la Nación””, detalla el fallo.

Luego, expresa que “la investigación periodística sobre los asuntos públicos desempeña un rol importante en la transparencia que exige un sistema republicano” y que “el excesivo rigor y la intolerancia llevarían a la autocensura, lo que privaría a la ciudadanía de información imprescindible para tomar decisiones sobre sus representantes”.

Finalmente, define que “este último aspecto es el que debe considerarse, tal vez con las expresiones más fuertes, a mi criterio, que le fueron propiciadas a la actora, me refiero específicamente a cuando fue tratada como ‘coimera’”.

“Las afirmaciones realizadas por el demandado constituyen a la postre afirmaciones dogmáticas que deben ser discutidas, pero de modo alguno es competencia del suscripto calificarlas como ofensivas en sí mismas, y al así decirlo no estoy avalando el derecho al insulto ni a la gratuita vejación”, concluye.

De esta forma, la demanda por daños y perjuicios que realizó Cristina Fernández de Kirchner donde le reclamó una indemnización de un millón de pesos quedó rechazada en primer instancia.