La cantidad de pobres en Argentina aumentó en más de siete millones y medio de personas en solo tres años. Las causas principales fueron la recesión, la inflación y las caídas de salarios, jubilaciones e ingresos de la mayoría de la población, combinados con un contexto de pandemia y cuarentena.

De un total de 7.700.000 personas que cayeron en la pobreza, 2,4 millones descendieron aún más: pasaron a ser indigentes, indica Clarín.

Un barrio carenciado, en Salta capital (AP)

Este miércoles el INDEC difundirá los datos actualizados, y desde ya se estima que en todo el país la pobreza alcanzó para finales de 2020 a 19 millones de personas. Solo tres años antes, a finales de 2017, eran 11.300.000, el 25,7% de la población.

Desde entonces, según el artículo de Clarín, basado en las mediciones semestrales del INDEC, la cantidad de pobres no dejó de crecer hasta alcanzar el 40,9% en el primer semestre de 2020: 18,5 millones de personas.

Para la cifra que se conocerá este miércoles, correspondiente a la segunda mitad del año pasado, los especialistas vaticinan que estará alrededor del 40 o 42 por ciento.

Entre 2017 y 2020, en el conurbano bonaerense, la pobreza pasó de 3,5 millones a 6 millones de personas. Y en cuanto a los menores de 14 años, de 4,3 millones a poco más de 6 millones.

Cómo se calcula

Según aclara el artículo, las cifras corresponden a la pobreza proyectadas a todo el país por carencia o falta de ingresos con relación a una línea de pobreza o canasta básica familiar —de un matrimonio con dos hijos— que en febrero se calculó en $57.997,48 según el INDEC; y que en marzo alcanzará los $60.000.

Debajo del nivel de esa canasta básica se ubican sobre todo asalariados y cuentapropistas no registrados, además de muchos asalariados formales o registrados ante la Seguridad Social, que tuvieron en los últimos tres años una caída de su salario real de entre 15% al 25%. El mismo retroceso de ingresos tuvieron los jubilados y pensionados.

El informe de la Defensoría menciona que cada vez son menos las personas que viven solas en la calle (La Voz / Sergio Cejas).

Dice también el artículo: “Si en lugar de los ingresos de las personas o familias, se toman en cuenta la gente que vive en forma precaria, en hacinamiento, con problemas de asistencia escolar, precariedad en el empleo o en el acceso a la salud, la pobreza asciende al 47% de la población o 21 millones de personas”.

No solo el Indec

Estos datos del primer semestre de 2020 corresponden al Sistema de Información, Evaluación y Monitoreo de Programas Sociales (SIEMPRO) dependiente de la Presidencia de la Nación. Es la medición de Pobreza Multidimensional, que complementa la medición tradicional de pobreza por ingresos del INDEC.

Incluso antes de la pandemia, la pobreza subió en dos años del 25,7% (11,3 millones en 2018) al 35,5% (16 millones en 2019). En 2020 habría sumado otros tres millones.

El artículo destaca también que, si hace algunos años la pobreza estructural en Argentina era del 25%, ahora sería del 40%.

Y sumado a eso, hay que considerar el aumento del desempleo, que creció del 7% al 11% de la población activa, y la enorme cantidad de gente que recibe ayuda económica del Estado, como los 2,3 millones de asignaciones por hijos, solo por mencionar un ejemplo.