A diferencia del gran presente de Federico Delbonis, Diego Schwarzman no levanta cabeza y este martes quedó eliminado en la segunda ronda del Masters 1000 de Roma ante el canadiense Feliz Auger-Aliassime por 6-1 y 6-3.

//Mirá también: Nadia Podoroska se bajó del Madrid Open por problemas en la cadera

Es una derrota que le cayó como un baldazo de agua fría. Es que el argentino encontraba en el suelo italiano una especie de revancha en canchas lentas después de tener muy malas actuaciones en torneos previos.

La mentalidad del mejor argentino de la actualidad, número 10 del ranking ATP, era prepararse lo mejor posible para el próximo Grand Slam, el Roland Garros, que comenzará el próximo 23 de mayo.

Sin embargo, se despidió prematuramente del torneo italiano frente a Feliz Auger-Aliassime, quien tiene 20 años y es una de las promesas de este deporte. A pesar de su corta edad, el joven ya está en el escalón 20º de la ATP.

Diego Schwartzman y el canadiense Feliz Auger-Aliassime.Getty

Con este resultado, no podrá defender los puntos que ganó en el certamen anterior cuando fue finalista en 2020.

//Mirá también: Rafael Nadal quedó eliminado del Masters 1000 de Madrid: el increíble error contra Alexander Zverev

Por otra parte, aumenta la racha negativa del “Peque” en los Masters 1000. En los últimos tres torneos de este tipo quedó eliminado en segunda ronda.

Primero, fue en Montecarlo, cuando perdió con Casper Ruud por un doble 6-3. Luego, ocurrió la semana pasada en Madrid: contra Karatsev cayó por 2-6, 6-4 y 6-1. La tercera derrota fue la de este martes.

Diego Schwartzman cayó al ranking 10 de la ATP

El argentino no está obteniendo buenos resultados. Y él es consciente de ello. La semana pasada, cuando quedó eliminado del Masters 1000 de Madrid, reconoció: “No estoy jugando mi mejor tenis, dejo jugar al otro”.

Diego Schwartzman bajó un puesto en el ranking ATP.AP

A la cita de la capital española había llegado en el puesto número 9 del ranking. Sin embargo, con la actualización de este lunes, el argentino se ubicó en el décimo escalón.

Esto se debe a su mala performance, por un lado, y, por otro, a que Mateo Berretini, quien ocupaba el 10º lugar, llegó a la final del torneo madrileño ganado por Alexander Zverev.