Miguel Ángel Russo habló por primera vez tras ser despedido como técnico de Boca. Fue reemplazado por Sebastián Battaglia, quien estaba al mando de la reserva Xeneize.

//Mirá también: Boca: volvió Sebastián Villa para entrenarse después de 39 días

El entrenador dio una charla para más de 150 estudiantes de ISEC, una institución terciaria de distintas carreras de comunicación. “Estoy agradecido a las autoridades del club por la oportunidad que me dieron y no tengo más que los mejores deseos para el futuro”, señaló el director técnico de 65 años.

A pesar de lograr el título de la Superliga 2019/20 a solo tres meses de asumir y luego quedarse con la Copa Diego Maradona en enero de 2021, una larga racha sin ganar ni convertir hizo que el Consejo de Fútbol decidiera su salida.

El ahora ex DT Miguel Russo junto a Juan Román Riquelme.Prensa Boca Juniors

Sobre la designación del nuevo entrenador, Russo reveló que tenía diálogo permanente: “Con Sebastián (Battaglia) hablábamos constantemente por cuestiones relacionadas al club, las charlas siempre fueron positivas”.

Además, señaló que Riquelme como dirigente “entendía todo a la perfección además tenía el plus que jugaba para el equipo de sus amores”.

//Mirá también: Locura y pasión: presentaron a Javier Pastore en el Elche

La oferta para dirigir la Selección de Venezuela

Miguel Ángel Russo cuenta con una vasta experiencia como entrenador en distintos equipos argentinos y sudamericanos. Esos pergaminos y los títulos conseguidos avalan su trayectoria. Es por eso que Venezuela posó sus ojos en él, buscando salir del fondo de la tabla en las Eliminatorias.

“Obvio que estar en una selección es lo máximo y seduce pero el tiempo dirá, estoy disfrutando de mis amigos, familia y charlas futboleras”, esbozó el entrenador. La oferta era para agarrar ahora, con el equipo en el último puesto con cuatro unidades, a seis del puesto de repechaje y ocho de la clasificación.

Más allá de rechazar la oferta, la condición que habría puesto Miguel se trataba de un contrato a largo plazo, con vistas al Mundial 2026, ya que las chances de que la Vinotinto vaya a Catar son muy escasas desde las matemáticas.