Este miércoles en el barrio Pompeya de Merlo, en el oeste bonaerense, se vivió un horror. La oficial Belén Elizabeth Aquino, de 28 años, mató a su hijo con su arma reglamentaria y luego se suicidó.

///Mirá también: Lo balearon a la vuelta de su casa en Arroyito, le robaron el auto y murió

El hecho ocurrió en su casa de la calle Antequera al 1500 y fue denunciado por su madre, quien al ser indagada por la policía la mujer dijo que se encontró con la escena del horror tras haber escuchado dos disparos, mientras estaba en la parte delantera de la vivienda que compartían.

Una mujer policía mató a su bebé y luego se suicidó.

La oficial de la división de Seguridad y Custodia fue hallada en su cama con un disparo en el cuello y junto a ella se encontraba su bebé, que tenía un balazo en la cabeza. Según informaron fuentes policiales, sobre la mano derecha de la mujer policía encontraron una pistola Bersa Thunder 9 milímetros.

Belén Elizabeth Aquino había subido por la mañana, a su historia de Facebook, una foto con su bebé en la cama. Durante el fin de semana, la mujer policía también había publicado otras historias con su bebé en la misma red social. Aún se desconoce el posible móvil.

El llamado de la madre al 911 reportó el hecho a la comisaría local y se ordenó preservar el lugar del hecho. Interviene en la causa la UFI Nº5 de Morón, que está a cargo del Dr. Claudio Oviedo.

Otro caso similar en Merlo

Dos años atrás, el 11 de junio de 2019, la oficial Claudia Lazarte apareció muerta en el asiento del conductor de su Fiat Palio estacionado en la intersección de las calles Caguazú y Gómez Fretes frente al Parque San Martín de Merlo. En los asientos traseros estaban sus hijos de 4 y 7 años, cada uno con una bala en la cabeza. Los policías encontraron en el vehículo una pistola Bersa Mini Thunder Pro.

Claudia Lazarte.

El hecho había ocurrido a las cinco de la mañana de ese 11 de junio y Ezequiel D, su pareja y que no era el padre de sus hijos, fue quien, según relató al 911, encontró los cadáveres.

La causa estuvo a cargo de la UFI Nº3 de Morón y la calificación inicial fue “doble homicidio seguido de suicidio”. Con el tiempo, desde el entorno familiar de Lazarte surgieron sospechas.