El expresidente Mauricio Macri brindó una extensa entrevista a LN+, donde habló sobre la campaña para las próximas elecciones, criticó con firmeza al Gobierno e hizo autocrítica sobre su propia gestión.

//Mirá también: Mauricio Macri dijo en Rosario que en 2019 perdió porque “mucha gente se tentó con el asado”

Al ser consultado sobre las primeras medidas que tomaría si volviera a ser Presidente, el exmandatario aseguró: “Mucho eso lo reflexioné en el libro, porque no solo es estratégico fortalecer la unidad de Juntos por el Cambio y preparar al equipo para volver a conducir a la Argentina. Lo primero sería no subestimar al país, por algo hace dos décadas que no crece ni se desarrolla”, afirmó.

Y agregó: “Lo segundo sería volver a creer en equipo. Hoy tenemos el Gobierno que carece de dinámica de gestión, es un rejunte de distintas vertientes”.

En ese sentido, afirmó que Juntos va a ganar esta elección y se va a consolidar en el 2023. “Vamos a recuperar la cultura del trabajo. Tenemos que hacer las reformas iniciales el primer día”, aseguró, aunque recalcó que “va a ser diferente al 2015 y peor, porque el daño va a ser tremendo, se va a seguir profundizando porque no hay rumbo, no hay plan y hay una degradación diaria de los hechos y de la palabra”.

El expresidente Mauricio Macri (Foto: Ignacio Blanco / Los Andes)Ignacio Blanco | Los Andes

En ese punto hizo fuertes críticas al oficialismo: “Si en algo hago autocrítica es que nosotros quisimos cumplir con todo lo que nos demandaban, abrimos las puertas, y después no tuvimos reciprocidad. El único que lamentablemente quiso cruzarla y que decidió enfrentarse a este kirchnerismo fue Miguel Ángel Pichetto. Es la misma puerta que pueden cruzar todos los peronistas que quieran abrazar una Argentina republicana otra vez”, dijo Macri y señaló que “el peronismo está secuestrado por el kirchnerismo”.

//Mirá también: “Fueron muchos años del dedito y el atril, no queremos volver atrás”, dijo Macri en Rosario

Por otra parte, el expresidente criticó la gestión de la pandemia: “Hoy no tendríamos 100 mil muertos si hubiésemos tenido todas las vacunas. Lo peor de todo es que los jóvenes se quieren ir del país. Es tremendo. Lo más importante que hay en este país es la familia. Qué sentido tiene dar esta batalla sin poder ver crecer a nuestros hijos”, manifestó.

Por último, el exmandatario hizo autocrítica: “Asumo todas las malas mías, yo no fui claro con la herencia que habíamos tenido, subestimé la gravedad de todo lo que habíamos recibido. Por eso entiendo que mucha gente sintió que los invité a trepar una montaña que parecía que no hacía cima”, concluyó.