Quedaron atrapados en el aire cuando el sismo ocurrió. Y por supuesto, la desesperación los invadió, como es natural. Varias pasajeros se encontraban viajando en el Cablebús en el mismo instante en que se registró un sismo de magnitud 7,1 grados.

//Mirá también: Al menos un muerto por el violento terremoto que sacudió al centro y sudeste de México

El epicentro del sismo fue en Acapulco e hizo temblar también a la Ciudad de México, la capital del país norteamericano.

Las personas que viajaban en el Cablebús de Iztapalapa, pasaron aproximadamente un poco más de una hora varadas en el aire, debido a que el fenómeno natural ocasionó cortes de luz.

Una enfermera alimenta a un recién nacido en un hospital desalojado debido al terremoto.David Guzmán | EFE

Según lo informado, los pasajeros quedaron suspendidos en el transporte aéreo desde las 20:47 (hora local) y durante el transcurso de 73 minutos, cuando finalmente el servicio volvió a la normalidad. Esta información fue precisada por la jefa del gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum.

El momento del temblor que sorprendió a los pasajeros dentro del Cablebús quedó registrado por uno de los usuarios del servicio que se encontraba dentro y el video rápidamente fue viralizado en redes sociales.

“Se está bandeando mucho”, se alcanza a escuchar la desesperación de una de las pasajeras, que inmediatamente se pone a rezarle a la “virgencita linda”. En seguida, la voz de otro pasajero intenta llevar calma “Tranquilos, tranquilos, no pasa nada”.

Gabriela Cruz, quien fue una de las personas dentro que sufrió la experiencia de estar en la altura cuando el sismo tenía lugar, le dijo en TV Azteca Noticias que “Fue una experiencia muy fea. No nos dijeron nada y ya nada más empezó la alerta sísmica, empezó a temblar, y el cablebús se quedó parado”.

Lo que sucedió

La Ciudad de México se vio sacudida por un sismo de 7,1 grados este martes pasado, dejando el saldo de un muerto, varias zonas con cortes de luz y edificios y demás estructuras con daños, según informaron las autoridades del país azteca.

Pacientes desalojados de un hospital debido al terremoto.David Guzmán | EFE

El epicentro del terremoto estuvo a 11 kilómetros al sureste de Acapulco, según la precisión del Servicio Sismológico Nacional del país.

Fue confirmada la muerte de una persona por el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, en Coyuca de Benítez: “Nos están confirmando que se cayó un poste por el sismo, se le cayó encima y falleció”, detalló el gobernador.

Además agregó que en el puerto de Acapulco no se habían registrado ni heridos ni daños hasta el momento.

A su vez, la jefa del gobierno de la Ciudad de México, escribió en Twitter que “Hasta el momento no se reportan daños graves”.

La alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, también se expresó diciendo que fue “muy fuerte el sismo (...) Este acontecimiento nos tiene preocupados, no hay daños mayores más que apagones y fugas de gas”.

El fenómeno tuvo lugar en la noche mexicana y se percibió con moderación en algunas zonas del Estado de Puebla y con mayor intensidad en otras ciudades del país.

Y los nervios por el sismo se hicieron sentir en el centro de la ciudad capital, donde aún se tiene en la retina el recuerdo trágico de los sismos del 9 y del 19 de septiembre de 2017, que dejaron un saldo de 369 fallecidos, la gran mayoría de ellos en Ciudad de México.