Este fin de semana Magui Bravi relató un duro momento que le tocó vivir hace más de 15 años, pero que recién ahora pudo contar abiertamente. Se trata de una situación de abuso que vivió cuando se mudó por primera vez a la Ciudad de Buenos Aires.

“El chico parecía alguien que estudiaba en la facultad, como cualquier otro. Tenía una carpeta, usaba anteojos, no sé, no sospeché nada la verdad. Pero se me puso tan cerca que le pregunté: ‘¿De qué piso sos?’ ‘Soy del quinto’, me dijo. En ese momento, la verdad, todavía no me había avivado. Abrí, me empujó y no tengo que contar mucho más porque lo que viene después no está bueno”, contó Bravi en diálogo con PH Podemos Hablar.

Fue un intento de violación. Por el hall del edificio pasaba gente pero nadie hizo nada, una locura. Estaba en un lugar del palier que no estaba tan pegado a la puerta, por eso la gente no llegaba a ver”. En ese punto contó que el hombre escapó porque escuchó ruidos: “Yo no me había dado cuenta, pero él había puesto un papel en la puerta, por eso pudo salir”, contó.

Y agregó: “Me acababa de mudar a Capital y la verdad es que… Lo voy a decir: me gusta mucho llamar la atención, nunca me visto para pasar desapercibida. Salía del subte muy llamativa. Lo cuento hoy porque durante muchos años, haciendo terapia, sentía que yo era culpable por haberme vestido así, como si eso lo hubiese provocado”.

La bailarina contó que hoy en día en base al testimonio de otras mujeres se sintió con la confianza de contarlo: “Hoy estas cosas se hablan y lo cuento porque le puede pasar a cualquiera. Me costó muchos años entenderlo. Cuando empezaron a salir a la luz estas cosas en los últimos años dije ‘a mí también me pasó algo así’, y qué bien que todas las mujeres estén hablando y contando estas cosas porque te libera mucho. Vas más liviano”, concluyó.