El Gobierno nacional analiza implementar las mismas medidas que Canadá para desalentar los viajes de argentinos al exterior, con el objetivo de evitar el aumento de casos de nuevas cepas de coronavirus.

Según informaron fuentes oficiales luego de la reunión de el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se está evaluando la posibilidad de implementar medidas adicionales de control para “desalentar la salida de argentinos y residentes hacia países con nuevas olas y cepas de Covid-19″.

Ciudad de Buenos Aires: El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero (i.), mantuvo hoy la primera reunión de trabajo con la ministra de Salud, Carla Vizzotti, con eje en el plan de vacunación contra el coronavirus.

La Casa Rosada puso el foco en aquellas personas que, más allá del contexto regional de aumento de casos de Covid-19, todavía analizan realizar viajes al exterior. A partir de esta situación, una de las posibilidades es desmotivar estos movimientos mediante la implementación de que “cada pasajero tenga la obligación de pagarse sus test de PCR y su alojamiento de confinación de modo obligatorio”, como ocurre en Canadá.

Este lunes, los funcionarios analizaron diferentes acciones llevadas adelante por otros países para evitar el ingreso de personas con coronavirus.

“Entre las medidas analizadas, gana terreno implementar decisiones como las de Canadá, donde cada pasajero tiene la obligación de pagarse sus test de PCR y su alojamiento de confinación de modo obligatorio”, informaron las fuentes.

Por la demanda, se registran demoras en la entrega de resultados de PCR. / SI San JuanSI San Juan

En ese país, además, se evalúa la salud del viajero que arriba “antes de que salga del puerto de entrada” y las personas deben “aislarse durante 14 días aún si no tienen síntomas”.

Canadá tiene también prohibido los viajes por razones discrecionales (no esenciales), como el turismo, la recreación o el entretenimiento, y aquellos que lleguen sin una razón esencial son rechazados en la frontera.

Además, mencionaron una de las políticas adoptadas por España, donde “los viajeros procedentes de países de riesgo deben acreditar disponer un PCR con resultado negativo, realizado en las 72 dos horas previas a la llegada” a ese país.

También consideraron las medidas del Reino Unido, donde para ingresar o regresar (excepto desde Irlanda) los viajeros deben “proporcionar su detalles de contacto y de viaje además de presentar una prueba Covid-19 negativa antes de viajar” y luego entrar en cuarentena, en un hotel destinado especialmente “si el ingreso a Inglaterra o Escocia se realiza desde un país con prohibición de viaje”.

“Lo ideal es que entren menos personas con posibilidad de tener las variantes” de coronavirus, sostuvo Vizzotti, pero reseñó que en la pandemia de 2009 se suspendieron los vuelos de México y entraron por otros lugares”, por lo que indicó que “son situaciones que necesitan otras estrategias” y consideró “muy importante que la población perciba ese riesgo y desestime viajar”.

En un texto difundido esta mañana se solicita a la autoridades “imponer el cierre de nuestras fronteras, en particular para personas provenientes de Brasil y el control estricto tanto de las fronteras con el resto de los países vecinos como de los vuelos internacionales” para evitar o demorar la circulación comunitaria de la variante P1 del virus en el país.

El pedido incluye “el cumplimiento de un confinamiento obligatorio por un lapso de 14 días para todos aquellos que reingresen al país, en hoteles o centros previamente asignados a esta tarea”.