En el marco de las nuevas medidas dispuestas por las nuevas cepas de coronavirus, este martes el Gobierno bonaerense anunció que quienes vengan del exterior obligatoriamente “van a tener que aislarse durante cuatro días en un hotel”, mientras que los tres días restantes podrán cumplir el aislamiento en su domicilio particular.

// Mirá también: La provincia de Buenos Aires lanza “vacunación libre” para todos los grupos priorizados

El anuncio fue realizado por el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, quien puntualizó que las personas que viajen al exterior deberán “firmar una declaración jurada específicamente de la provincia de Buenos Aires donde se comprometen esos cuatro días de aislamiento en hoteles”.

Carlos Bianco, jefe de Gabinete de la provincia de Buenos AiresClarín

Durante la conferencia de prensa, el jefe de Gabinete bonaerense indicó: “Vamos a abrir un registro de hotel para que se pongan a disposición, como establece la normativa a costo de aquellas personas que regresan del exterior”.

Aquellas personas que incumplan con el aislamiento se les puede aplicar “una multa de hasta 4,3 millones de pesos“, además de una denuncia penal.

“Como sucede todo en la Argentina, la provincia de Buenos Aires implica una parte importante de los viajantes que regresan, aproximadamente un 45% “, señaló Bianco sobre el cupo de 600 pasajeros diarios para el ingreso al país.

En este marco, declaró que “si esa proporción se sigue repitiendo en los próximos días, vamos a tener aproximadamente 270 ingresantes por día a la provincia de Buenos Aires que vienen de hacer alguna estadía en el exterior”.

Axel Kicillof. Gobernador de la provincia de Buenos Aires. (Télam)Télam

Durante la conferencia, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, explicó que aquellos bonaerenses que regresen el exterior y cuenten con un hisopado negativo igualmente “deberán permanecer cuatro días en un hotel”, dado que es el período “donde habitualmente se manifiestan los síntomas” de COVID-19.

“Deberán cumplir tres días más tomando de aislamiento en su domicilio”, detalló el mandatario bonaerense, quien comentó que estas medidas de cuidado se toman para garantizar que la variante Delta no esté circulado.

Kicillof pidió “evitar que ingrese la variante Delta” a la Argentina, pero reconoció que “probablemente no se pueda evitar y hay que demorarlo. Es una cuestión de consciencia y solidaridad colectiva”.

“Si entran muchísimos portadores, todos los esfuerzos que hemos hecho van a volar por los aires. Chile cerró la frontera. También ocurrió que en países más protegidos como Israel o Australia los contagios comienzan a crecer, porque es más contagiosa“, subrayó.

Asimismo, aprovecho para cuestionar a la oposición diciendo que “tratan de hacer política y electoralismo con esto“, y arremetió: “Estamos cuidando a la gente. Aquellos que militan los contagios y la falta de cuidado, después se rasgan las vestiduras con los contagios“.

El viceministro de Salud de Buenos Aires, Nicolás Kreplak. (Clarín)

// Mirá también: Comienza la producción en Argentina del segundo componente de la vacuna Sputnik V

Por su parte, el viceministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, indicó que el 33% de los bonaerenses que regresaron al país en las últimas semanas “no cumplieron con el aislamiento obligatorio”, algo que consideró “gravísimo”.

Sobre esta situación, el funcionario bonaerense llamó a tener “conciencia social” ante la preocupación por el posible ingreso de nuevas variantes de coronavirus.

Para finalizar, Kreplak expresó que hay “variantes del coronavirus, como la Delta, que causan mucha preocupación” , y volvió a ratificar la “estrategia de aislamiento obligatorio de personas que ingresan por siete días”.