Lázaro Báez “era el testaferro de Néstor y de Cristina Kirchner”, volvió a decir Leonardo Fariña, el arrepentido de la causa de La Ruta del Dinero K, después de que se conoció la condena de 12 años de cárcel para el empresario dueño de Austral Construcciones.

El propio Fariña, por su parte, recibió una pena de cinco años con reducción de tres por colaborar con la causa. “Lázaro era el testaferro de Néstor y de Cristina Kirchner. Dije la verdad y siempre me mantuve al mergen de eso. Es procesalmente imposible que Báez se arrepienta”, dijo el único imputado colaborador

“Me parece que fue un excelente fallo. Cuando uno tiene que analizar un fallo en un juicio penal, la cuestión de la pena representa la mensura de los jueces con respecto a la responsabilidad del acto que a uno se le reprocha. Obviamente, desde lo personal voy a apelar la proporcionalidad de la pena, pero sacando la cuestión accesoria del número en sí, se demostró que los jueces actúan a derecho”, sostuvo en +Voces, de LN+.

El fallo representa para mí el cierre de una etapa, porque cuando empecé a declarar como imputado colaborador, dije la verdad y me mantuve siempre en ella. En el medio pasaron muchas cosas, desde querer cambiarme el testimonio o hacerme ir para atrás, y justamente aseguré que el origen de los fondos venía de la designación fraudulenta de la obra pública”, agregó.

Sobre la manera que tuvo Báez de encarar el proceso penal, sostuvo: “La decisión de decir la verdad es una cuestión personal. No es reprochable que haya tomado ese camino y se lo tendrá que explicar a sí mismo y a su familia, porque este fallo tiene a los cuatro hijos con condenas”.

“Me es muy gratificante porque, de la misma manera que lo hizo el Ministerio Público Fiscal, los tres jueces me consideraron un imputado colaborador dentro de la norma, eso fue unánime”, cerró Fariña.