Se llama resiliencia a la capacidad de afrontar las adversidades de la vida diaria. Esta palabra podría usarse para definir la historia del humorista Carlos Sánchez, quien falleció este martes a los 68 años por un cáncer de riñón con metástasis, razón por la que estuvo internado durante un mes en el Sanatorio Otamendi.

La batalla de más de 10 años contra la enfermedad terminal no fue la única que debió pelear el actor. Es que según había explicado en una entrevista con Moria Casán, Sánchez padecía una dura historia.

El humorista en su papel en ATAV.

El suicidio de su primera esposa, Irene, a quien adoraba, dejó una marca imborrable en su persona. “Yo siempre digo: si mi exmujer no se hubiera suicidado, estaría con ella. Fue el gran amor de mi vida. La mujer más hermosa que tuve a mi lado. Estaba enferma y decidió suicidarse. Al principio la odié con toda el alma”, contó a la actriz.

Además, subrayó la tristeza que le generaba que sus hijos, Guillermina, Jorgelina y Emiliano, no hubieran podido despedirse de su madre antes de la trágica decisión tomada.

Tras el dolor inmenso que sufrió por la ausencia de Irene, Sánchez quiso rehacer su vida. Sin embargo, no fue como él imaginaba.

Conoció a su segunda pareja, Alejandra, con quien tuvo un hijo llamado Juan Cruz. Pero tiempo después, y concluida aquella relación, mantuvo una relación “tóxica” con Silvia, su tercera esposa.

“Estuve once años con una mujer que me enfermó porque entré en su juego psicológico. Durante ese tiempo me alejé de mis cuatro hijos”, lamentó.

Moria Casán le dedicó un mensaje al actor tras la triste noticia.(Twitter/@Moria_Casan

A esto se suma la enfermedad que terminó con su vida. “En el 2010, mi maravillosa mujer y el doctor me obligaron a hacerme un chequeo. Yo nunca en mi vida me había hecho un chequeo y me encontraron un tumor en el riñón. A los 12 días estaba internado sacándome el tumor. A los 8 meses me hice otro chequeo y no me dio absolutamente nada porque el tumor estaba encapsulado y estaba todo bien. Y en un acto de soberbia mío y de no hacerle caso a mi mujer, de ir a un oncólogo, nunca me hice más nada”, narró el actor.

A su vez, contó que en 2019 concurrió al médico y le hallaron metástasis en el hígado, el páncreas, las dos glándulas suprarrenales y una costilla: algo que no tuvo retorno y por lo que luchó hasta hoy.