La rápida y controversial postura de Pablo Echavarría, árbitro designado para el cruce entre Estudiantes e Independiente por los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional, generó mucha polémica. Expulsó injustamente a Thomas Ortega en una ráfaga.

//Mirá también: River no pedirá la postergación del Superclásico por los casos de Covid

El juez había amonestado al defensor a los 50 minutos de juego y nueve minutos más tarde, por una infracción inexistente, decidió mostrarle la segunda tarjeta amarilla.

El plantel de Independiente se mostró muy disconforme con las sanciones de Echavarría ante cada jugada dividida.