El Consejo de la Magistratura comenzó una investigación a Gustavo Hornos, presidente de la Cámara de Casación, luego de que la vicepresidenta Cristina Kirchner le enviara un ataque directo a dicho funcionario durante su discurso en el marco de la audiencia por la causa Dólar Futuro del pasado jueves.

En consecuencia, la Magistratura solicitó la grabación del “zoom” en el que el camarista Gustavo Hornos le habría reconocido a sus pares que, durante la presidencia de Cambiemos, mantuvo al menos seis reuniones con Mauricio Macri en la Casa Rosada.

La medida fue anunciada este lunes por el flamante titular de la Magistratura, el oficialista Diego Molea, en declaraciones brindadas a Radio 10. Molea pidió distintas medidas de prueba para determinar la veracidad de los trascendidos por los que el vicepresidente de Casación, Alejandro Slokar, le exigió la renuncia a Hornos.

Diego Molea nuevo presidente del Consejo de la MagistraturaLos Andes

“Ya solicité distintas medidas de prueba, en principio avanzando sobre lo que ha trascendido en los medios que sucedió en esas reuniones entre los distintos jueces de casación que se hicieron por zoom, con lo cual voy a pedir las grabaciones”, dijo Molea.

Todo comenzó con una denuncia que presentó a mediados de febrero pasado el diputado nacional del Frente de Todos-Río Negro, Martín Soria, en la que aseguró que “Hornos visitó a Macri antes de procesar a Cristina Fernández (de Kirchner)”. El legislador acompañó sus planteos con los informes sobre los ingresos a la Casa de Gobierno que obtuvo la ONG Poder Ciudadano.

Molea comenzó a rastrear la información pertinente no sólo ante la denuncia de Soria sino también ante los trascendidos que indican que Hornos reconoció los hechos durante una reunión con sus pares de la Cámara de Casación.

Se indicó que, en ese encuentro, el presidente de Casación recordó que visitó a Macri en la Casa Rosada y explicó que esas reuniones se realizaron por su relación “social” con el ahora ex presidente. Aseguró que lo llamaba para consultar temas “genéricos” vinculados con política judicial.

La avanzada contra Hornos

Las críticas contra Hornos y los reclamos para que renuncie fueron parte de la encendida declaración indagatoria que realizó la semana pasada Cristina Kirchner, en el marco de la causa Dólar Futuro.

Cristina Kirchner, actual presidenta del Senado, en una audiencia clave por la causa "Dólar futuro". (Prensa Cristina Kirchner)

“Estamos en un contexto en el que el presidente de Casación, Gustavo Hornos, iba a reunirse con Macri en la Casa Rosada. A mi secretario Mariano Cabral, (el camarista) Martín Irurzun lo citó para que dijera si (el juez federal) Sebastián Casanello había ido a Olivos. Era mentira. Pero si hubiera sido cierto era una conducta reprochable. ¿Qué van a hacer con Hornos, que fue seis veces a ver a Macri? ¿Va a seguir siendo miembro de la Casación? Pero mirá vos. ¿Y nos quieren convencer de que son imparciales?”, dijo la expresidenta ante los integrantes de la Sala I de la Cámara de Casación Penal Daniel Petrone, Diego Barroetevaña y Ana María Figueroa.

Acto seguido, Cristina advirtió: “Si renuncia a la Presidencia termina integrando su sala y va a votar como ya sabemos que votó en las causas mías, que coincidía cada vez que lo iba a ver a Macri un sablazo en la cabeza de Cristina”.

Pero el propio presidente Alberto Fernández se refirió a la situación en su discurso para dar inicio al período de sesiones ordinarias en el Congreso. Sin mencionar a Hornos, el Jefe de Estado se habló de la denuncia de Soria: “Algún miembro de este Congreso detectó la visita de jueces de Casación al entonces presidente Macri, días antes de dictar sentencias contra sus opositores políticos y solo una voz aislada de ese tribunal se alzó reclamando explicaciones”.

Alberto Fernández inaugura las sesiones del Congreso.

Horas más tarde, el juez Slokar le reclamó formalmente a Hornos que apele “a su responsabilidad para presentar su dimisión al cargo de presidente” de la Cámara de Casación. El planteo lo impulsó a través de una carta que presentó durante la reunión que la semana pasada mantuvieron los integrantes de ese cuerpo judicial.

Y luego de los reclamos de Cristina Kirchner, la jueza Ángela Ledesma, también integrante de la Cámara Federal de Casación Penal, se sumó a las gestiones para promover la salida de Hornos. Lo hizo mediante una carta que le envió a sus pares en la que afirmó que se “ha generado un quiebre en la necesaria confianza que debe existir entre los jueces del cuerpo y su presidente”.

Hornos fue uno de los magistrados que avaló la denuncia contra Cristina Kirchner por la muerte de Alberto Nisman y revisó otras causas resonantes. Además, fue quien sentó jurisprudencia al señalar que los hechos de corrupción son atentados contra la democracia, y por lo tanto no prescriben.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.