El Comité Central Confederal de CGT confirmó este miércoles que el 18 de octubre hará una marcha masiva para conmemorar el Día de Lealtad peronista y apoyar al presidente Alberto Fernández tras la crisis política de la que el Gobierno está intentando salir.

//Mirá también: El reclamo de Antonio Caló al Gobierno tras las PASO: “Más allá de mejorar los sueldos, acá hay que parar la inflación”

A su vez, el 11 de noviembre la Confederación hará el congreso para renovar las autoridades, debido al final del mandato de los cosecretarios generales Héctor Daer y Carlos Acuña, originarios del triunvirato que en el camino perdió a Juan Carlos Schmid.

El Consejo de la central obrera en Olivos: Gerardo Martínez, Carlos Acuña, Héctor Daer, Andrés Rodríguez, Antonio Caló y Andrés Lingeri.

El objetivo es llegar a esa fecha con una lista de unidad que fortaleza a la central obrera por si el oficialismo pierde fuerza en el Congreso y el Gobierno del Frente de Todos se desgasta a punto de llegar al 2023 sin chances de continuidad en el Poder.

En principio, ahora, los gremios movilizarán cientos de miles de trabajadores a la Avenida 9 de Julio (y eventualmente a la Plaza de Mayo) el 18 de octubre para conmemorar el Día de la Lealtad, pero también para respaldar al Presidente.

El Comité Central Confederal de la CGT fue la instancia previa al congreso de renovación de autoridades. Allí se analizó la situación política de la Argentina, el posicionamiento sindical ante ello y cuestiones internas del gremialismo.

En la reunión, que se desarrolló en el salón Felipe Vallese de la sede de la central obrera, la CGT hizo un llamado al conjunto de las organizaciones sindicales afiliadas para “realizar los máximos esfuerzos para alcanzar la unidad en una nueva conducción que pueda sintetizar el pensamiento de todas las expresiones internas”.

“La Unidad no es un valor en sí mismo, sino la mayor expresión de fortaleza que debemos ofrecerle a los trabajadores en momentos en los que los indicadores sociales nos demandan la máxima atención”, dijo la actual conducción en cabeza de Daer y Acuña.

Los jefes sindicales entienden que por el contexto de crisis económica y los sacudones políticos que vive el Gobierno, “más que nunca” hay que “encarnar la esperanza de los trabajadores” y demostrar se puede “alcanzar un modelo social” de Desarrollo, Producción y Trabajo para nuestro la Argentina.

//Mirá también: El salario mínimo aumentará en tres tramos para quedar en 32.616 mil pesos en febrero

Según Daer y Acuña, los “adversarios de los trabajadores nunca descansan”, dado que cuando alcanzan el gobierno por la fuerza o por los votos, siempre buscan atomizar el modelo sindical, fragmentar la negociación colectiva y desfinanciar a la seguridad social.

Hoy agazapados en la oposición, no dudan en proponerle a los ciudadanos una reforma laboral, la eliminación de la indemnización por despido y la negociación individual de condiciones laborales. Han perdido la vergüenza y los temores al repudio social”, dijo la CGT en un comunicado.

Por eso, para los sindicalistas que estuvieron en el encuentro, “es necesario más que nunca demostrar con la unidad del movimiento obrero que podemos oponernos a los viejos anhelos de los poderosos”.

Schmid, Acuña y Daer.

La CGT dijo que la legislación social y laboral no son “un conjunto de leyes marchitas” sino “el corazón de la justicia social y esencialmente el pacto fundante de una sociedad justa e igualitaria”.

Por ello, para “poder garantizar la fortaleza necesaria e impedir que la meritocracia individualista del sálvese quien pueda se instale nuevamente en el país, será necesario deponer personalismos divergentes para alcanzar una síntesis abarcadora del conjunto”.

Por ello, Daer y Acuña propusieron llegar al Congreso Nacional de los trabajadores a buscar la Unidad que nos de las herramientas para garantizar la plena vigencia de toda la legislación sindical y laboral.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.