Desde el año 2018, La Bitcoineta recorre el mundo dejando su huella por donde pasa. Con el fin de llevar conocimientos sobre criptomonedas y vinculando a usuarios y desarrolladores, este grupo de jóvenes acercó en la última semana a Paraná, Rosario y Córdoba herramientas para entrar al mundo Bitcoin.

Su finalidad es recorrer Latinoamérica resolviendo las inquietudes de los que quieran saber más sobre el tema y poner sobre la mesa el debate sobre las problemáticas que puede resolver el Bitcoin y la tecnología blockchain.

En diálogo con Vía País, Chevy Contreras, quien forma parte del proyecto, contó cómo acercan a distintos lugares información, charlas y conferencias a personas interesadas en saber más sobre cuáles son sus usos y beneficios.

La Bitcoineta (Foto: Prensa)

¿Cómo le explicarían a alguien que no sabe nada sobre criptomonedas de qué se trata?

Creo que lo primero que hay que saber del Bitcoin es que es un software, bajo un protocolo que da lugar a una moneda. Como usa criptografía, al bitcoin se lo empezó a llamar criptomoneda, y luego surgieron otras. Pero Bitcoin es la única que es resistente a censura, inmutable, abierta y descentralizada. Es decir que todos pueden acceder a esta tecnología y no depende de ninguna empresa, fundación o persona que esté detrás.

¿Cuáles son los beneficios de invertir en Bitcoins?

Lo importante no es convencer a nadie y ni siquiera es invertir. Se habla mucho de precios porque desde hace 12 años viene subiendo sus mínimos, es decir que siempre cuesta un poquito más. Y aunque tenga picos muy altos y después baje un poco siempre cuesta un poco más que el año anterior. Entonces mucha gente se interesa por invertir en Bitcoins. Pero es bastante más que eso, pero hoy por hoy el uso que más se da es el de remesas y el de resguardo de valor, pero no pensado como una inversión, sino más bien como una forma de protegerse de la inflación de las monedas locales.

En países como Argentina donde la inflación es muy alta, o en Venezuela donde las restricciones para recibir dinero son muy altas, el que una persona que está fuera del país pueda enviar dinero a su familia usando Bitcoin es una de las funcionalidades que hoy le encuentran los usuarios. Y también está en los registros en blockchain, lo que se conoce como contratos inteligentes, entonces el Bitcoin no tiene un solo uso que es el de inversión, sino que cada persona puede usarlo de distintas maneras.

¿Cómo empezaron con este proyecto? ¿Cuáles son sus objetivos?

El proyecto nace en la comunidad latinoamericana. Quienes hoy llevamos adelante el proyecto no somos quienes pensamos la idea ni tampoco quienes lo financiamos. Es un proyecto que se hace con distintos voluntarios en todo Latinoamérica y se financia con donaciones de la comunidad. Está pensado para acercar esta información a pueblos, ciudades y persona a persona. Pero, además, gran parte de nuestra misión es escuchar, empezar a entender las problemáticas que puede resolver el Bitcoin, que puede resolver la tecnología blockchain y generar un intercambio entre los usuarios y los desarrolladores.

¿Qué se llevaron de su última travesía por Rosario, Córdoba y Paraná?

Cada viaje es distinto. En este caso las ciudades que visitamos son grandes y ya hay pequeñas comunidades de gente que lo conoce y lo usa, ya sea para ahorro o resguardo de valor o envío de remesas. Fue uno de los primeros viajes después de un año y fue un poco atípico porque no siempre cuando uno llega hay gente que sepa y que use Bitcoin. Siempre el interés es muy alto, pero es una satisfacción llegar a un lugar donde hay gente que ya está intercambiando información.