Martín Guzmán, ministro de Economía de la Nación, expuso este viernes de manera virtual en una reunión del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI. En el encuentro, estuvo presente Kristalina Georgieva.

En ese marco, Guzmán volvió a advertir sobre los sobrecargos que el FMI aplica en sus créditos. “En lugar de atender la preocupación por el riesgo moral, están penalizando a los países que se encuentran en circunstancias más adversas, y tendrán un efecto en los países de ingresos medios que necesitarán un mayor acceso a los recursos del FMI”, expresó.

Asimismo, en lo que respecta a los Derechos Especiales de Giro (DEG, la moneda que utiliza el FMI), señaló que desde el Gobierno apoyan “firmemente la nueva asignación de 650 mil millones de dólares”, dijo.

Sobre este apartado, explicó: “Es muy importante encontrar urgentemente un mecanismo para que los DEG nuevos puedan ser reasignados a los países que los necesiten, incluyendo no solo a las economías de bajos ingresos, sino también a las economías de ingresos medios”.

Según analizó Guzmán, “las economías de ingresos medios concentran alrededor del 65% de la población del mundo que se encuentra en situación de pobreza”. “Por lo tanto, las economías de ingresos medios también necesitan urgentemente más liquidez”, manifestó.

Asimismo, al dar cuenta de las prioridades en medio de la pandemia de coronavirus, dijo que en los países de ingresos medios una cuestión central “es el tema de la Política de Límites de Acceso y Recargos del FMI”.

“Hoy nos enfrentamos a una situación de sobrecargos que, en lugar de atender la preocupación por el riesgo moral, está penalizando a los países que se encuentran en circunstancias más adversas. Esto tendrá un efecto en los países de ingresos medios que necesitarán un mayor acceso a los recursos del FMI, por lo que es importante trabajar juntos de manera constructiva durante el 2021 para modificar esta política haciéndola más equitativa”, subrayó el funcionario.

Por otra parte, destacó que: “Desde Argentina apoyamos fuertemente la idea de que tiene que haber una adecuación de los marcos multinacionales para que todos los países puedan tener mejores condiciones de financiamiento para enfrentar la acción climática y el cambio climático”.

“Pensamos, y es algo que en Argentina está muy claro, que el problema de la balanza de pagos y el cambio climático están entrelazados. Si no adaptamos la estructura de producción, especialmente en el sector comercial, habrá una serie de países que enfrentará problemas de balanza de pagos una vez que la producción que más contamina el medio ambiente sea más penalizada por las reglas globales”, señaló. “Por eso es nuestra intención profundizar y encontrar formas de abordar este tema del cambio climático y durante los próximos años”, aseveró.

Guzmán también destacó la recuperación económica que viene teniendo el país, en el que “tenemos nueve meses consecutivos de crecimiento” con indicadores que “están mejorando”.

“Estamos viendo una situación más sólida en el frente fiscal, siete meses consecutivos de ingresos fiscales creciendo en términos reales, también estamos en una situación más sólida en el frente externo: una acumulación positiva de reservas de divisas, una disminución de la brecha entre el tipo de cambio oficial y paralelo”, aseguró Guzmán.

Con respecto a la deuda, ponderó la renegociación de casi 100 mil millones de dólares que estaban en manos de los privados pero que: “Ahora estamos trabajando de manera constructiva con el personal técnico del FMI para lograr un nuevo programa que reemplace el acuerdo stand-by anterior, para poder refinanciar los 45 mil millones de dólares que Argentina tomó prestados en 2018”.

Con información de Télam.