Freddy Villarreal fue invitado a la mesa de “Almorzando con Mirtha Legrand” (ElTrece) este domingo e impactó a todos los presentes al revelar que tuvo sexo con 16 personas a la vez hace unos años.

//Mirá también: Se realizó la entrega de los premios “Grandes del Teatro” y el oro fue para Freddy Villareal

Otra de las invitadas era Alessandra Rampolla, la sexóloga puertorriqueña, que contó detalles sobre cómo tenía relaciones sexuales con hombres a través de sus experiencias.

Aprovechando la situación, la conductora Juana Viale le preguntó a Freddy sin dudarlo: “¿Es verdad que tuviste sexo con 16 personas?”, a lo que el humorista respondió: “¿Así me lo vas a preguntar?”.

Tuve sexo con 16 personas”, admitió Villareal. Sin embargo, el resto de los invitados no se quedaron callados, ya que todos quisieron conocer los detalles del encuentro. “¿Con 16 a la vez?”, le preguntó sorprendida Rocío Marengo.

“Éramos 16 seres humanos. No reviste una anécdota sexual porque fue una aventura entre amigas y amigos. Fue en Argentina”, explicó el actor. “Fue medio por deporte, ni siquiera hubo pasión”, agregó.

“En el acto de la copulación, las mujeres tenían muy claro el sexo. Tal es así, que cuando un hombre pasaba de un puerto a otro puerto, la segunda mujer decía ‘momentito, se cambia el preservativo’. Y me pareció muy interesante que se lo cambie”, siguió contando sobre lo que aprendió de la situación.

//Mirá también: Alessandra Rampolla compartió un recuerdo y está irreconocible

Alessandra Rampolla explicó la importancia de tener cuidadosRedes Sociales

Rampolla explicó que ese dato que Freddy contó al pasar es muy importante. “Es un dato no menor. Cuando estudié sexología en San Francisco fui a un club de sexo y me llamó la atención por la seriedad y la lista de reglas que tenés que firmar antes de entrar”, dijo.

Y agregó: “Toda la idea del trío y la orgía loca no es la realidad”. Señaló, entonces, que para estudiar tuvo que ver más de 200 horas de pornografía: “Fue parte del proceso para no tener una reacción personal ante situaciones que a veces no son agradables. Cuando alguien me cuenta cosas que son muy distantes no pongo cara de ‘wow’”.

Vi profesores que se desnudaban en la clase, eran nudistas. Fue mucho crecimiento. Venía de un colegio de monjas”, concluyó.