Luego de un importante susto a principios de este año, cuando se cayó de un caballo y debió ser operado de los pulmones, el abogado Fernando Burlando confiesa haber tenido mucho miedo de contraer coronavirus. Por tal motivo, decidió llevar adelante un procedimiento que no tiene ningún aval científico hasta el momento.

//Mirá también: Fernando Burlando fue operado de urgencia

“Yo me cuidé mucho y me vacuné mucho. Me vacuné en Estados Unidos y me vacuné acá. Allá me di la Johnson & Johnson y acá la Sputnik V”, señaló en diálogo con el programa del 13 “Los ángeles de la mañana”. “Obviamente tengo el aval de un médico que se encarga de los temas de salud en el Hospital de Clínicas; un poco avalado por la idea de que no me hacía mal, fui y puse el brazo”, detalló.

“Dicen que podés acumular anticuerpos. Y a mí, realmente, me daba mucho miedo. Entre una vacuna y la otra esperé cuatro meses”, agregó.

Luego, se refirió a los dichos y especulaciones que había sobre las vacunas antes de tener la información completa. “En principio hablaban respecto de la Johnson, que tal vez tenían un tiempo de duración -que ya está descartada esa información- de ocho meses. Pero ayer recibí información de que todavía a los ocho meses persiste el anticuerpo. Es probable que la vacuna haya que dársela una vez al año o cada dos años”, manifestó.

Asimismo, profundizó en sus razones para tenerle “mucho miedo” a la enfermedad. “Tengo amigos que tienen 33 y 36 años y hace menos de 20 días que por segunda vez se contagian; los salvaron, les pusieron esa escafandra que te inyecta Ibuprofeno. Tenían muy comprometidas las vías respiratorias, los pulmones, estaban a punto de morir”, puntualizó.

//Mirá también: Barby Franco confesó que quiere tener un hijo con Fernando Burlando

En relación a la mencionada intervención quirúrgica, recordó: “Lo más comprometido que tuve fueron los pulmones. Fue una operación bastante fuerte y yo tenía miedo de que por ahí se meta algo, un virus intrahospitalario”. Entonces, el abogado sufrió una fractura de los arcos posteriores de la octavo, novena y décima costillas y una mínima contusión pulmonar por la que debió ser intervenido.