Bernie Madoff, arquitecto de una de las mayores estafas de la historia, murió en la cárcel por causas naturales, según informaron medios estadounidenses.

//Mirá también: Martín Guzmán se reunió con el papa Francisco en el Vaticano

Madoff murió en el Centro Médico Federal en Butner, Carolina del Norte, aparentemente por causas naturales. El financista se había declarado culpable en 2009 de orquestar la mayor estafa Ponzi de la historia.

Es que Madoff reconoció haber estafado a miles de clientes por miles de millones de dólares en inversiones durante décadas.

Bernie Madoff.

Los abogados de Madoff presentaron el año pasado documentos judiciales para intentar que el hombre de 82 años saliera de la cárcel en la pandemia de coronavirus, argumentando que había sufrido una enfermedad renal en fase terminal y otras condiciones médicas crónicas. Sin embargo, la solicitud fue rechazada.

Un fideicomisario designado por el tribunal recuperó más de 13.000 millones de dólares de un total estimado de 17.500 millones que los inversores invirtieron en el negocio de Madoff. En el momento de su detención, los extractos de cuenta falsos decían a los clientes que tenían participaciones por valor de 60.000 millones de dólares.

Su negocio de asesoría de inversiones quedó al descubierto en 2008 como un multimillonario esquema Ponzi que acabó con las fortunas de la gente y arruinó a organizaciones benéficas y fundaciones.

//Mirá también: Estados Unidos retirará todas sus tropas de Afganistán antes del 11 de septiembre

El juez de distrito Denny Chin no tuvo piedad y condenó a Madoff a la máxima pena de 150 años de prisión.

Los Madoff también sufrieron un duro golpe financiero: en junio de 2009, un juez emitió una orden de confiscación de 171.000 millones de dólares que despojaba a Madoff de todos sus bienes personales, incluidos los bienes inmuebles, las inversiones y los 80 millones de dólares en activos que su mujer, Ruth, había reclamado como suyos. La orden la dejó con 2,5 millones de dólares.