En un test que pondrá a prueba los primeros dos años de gestión de Alberto Fernández en medio de la pandemia, el Frente de Todos buscará ganar volumen en la Cámara de Diputados y retener el quórum propio en el Senado para avanzar con leyes que ahora se encuentran trabadas, como las reformas en la Justicia.

En la elección del próximo 14 de noviembre se renovará la mitad de la Cámara baja (127 bancas) y un tercio del Senado (24 escaños, correspondientes a las provincias de Córdoba, Mendoza, Corrientes, Tucumán, Catamarca, La Pampa, Chubut y Santa Fe).

En Diputados se repartirán las bancas obtenidas en la elección de 2017, cuando el kirchnerismo compitió bajo el sello Unidad Ciudadana. Ahora como Frente de Todos, el bloque liderado por Máximo Kirchner arriesga 51 de sus 119 escaños y buscará arrimarse al quórum, del que hoy lo separan diez diputados.

Juntos por el Cambio, en tanto, intentará mantener un número que le permita frenar el avance de leyes polémicas y empezar a construir poder de cada a 2023. El interbloque de Mario Negri pone en juego 60 de 115 lugares y la UCR es la que más expone (27 bancas de 46), seguida por la Coalición Cívica (7 de 14) y el Pro (26 de 53).

El Interbloque Federal arriesga nada menos que 7 de 11 escaños, con el dato saliente de que Córdoba Federal renueva tres de sus cuatro lugares (Alejandra Vigo, Paulo Cassinerio y Claudia Márquez). Los otros diputados que terminan mandato son el salteño Andrés Zottos, el santafesino Luis Contigiani y los bonaerenses Eduardo “Bali” Bucca y Jorge Sarghini.

En Unidad Federal para el Desarrollo se renuevan las bancas del mendocino José Luis Ramón y el bonaerense Pablo Ansaloni, flamantes incorporaciones del Frente de Todos; y los misioneros Ricardo Wellbach y Flavia Morales, del Frente de la Concordia.

Por último, terminan mandato el santacruceño Antonio Carambia (exintegrante de Juntos por el Cambio), la tucumana Beatriz Ávila (esposa del intendente capitalino), Alma Sapag (la representante del Movimiento Popular Neuquino) y los dos del Frente de Izquierda, Juan Carlos Giordano y Mónica Schlotthauer.

Provincia por provincia

En Buenos Aires, el distrito más populoso del país, se distribuyen 35 bancas. El Frente de Todos arriesga 16, con nombres de peso como Fernanda Vallejos, Leopoldo Moreau y Hugo Yasky. Juntos por el Cambio (que tendrá internas) renueva 14, de las cuales ocho son del Pro, tres de la UCR y otras tres de la Coalición Cívica. Las restantes bancas en puja son las de Bucca, Sarghini, Ansaloni y los dos representantes del FIT.

En la Ciudad de Buenos Aires, que renueva 13 bancas, Juntos por el Cambio buscará revalidar su poder con una fuerte apuesta a María Eugenia Vidal. Arriesga diez bancas, y el Frente de Todos solo tres (Gabriela Cerruti, Carlos Heller y Gisela Marziotta).

Córdoba es otro de los distritos con un recambio importante: nueve bancas en total, de las cuales tres son de la UCR (Brenda Austin, Soledad Carrizo y Diego Mestre), dos del Pro (Héctor Baldassi y Gabriel Frizza), tres del schiarettismo (Vigo, Cassinerio y Márquez) y una del Frente de Todos (Pablo Carro).

En Mendoza, en tanto, son cinco los lugares en disputa: tres del radicalismo (Claudia Najul, Luis Petri y Federico Zamarbide), uno del Frente de Todos (Omar Félix) y el restante, de Ramón.

Santa Fe renueva nueve bancas al igual que Córdoba. En Entre Ríos se reparten cinco escaños, y en Tucumán y Chaco, cuatro. Catamarca, Corrientes, Jujuy, La Pampa, Misiones, Neuquén, Salta, San Juan, San Luis, Santiago del Estero y Santa Cruz eligen tres lugares cada una; y Chubut, Formosa, La Rioja, Río Negro y Tierra del Fuego, dos cada una.

La elección en el Senado

En el Senado cada provincia se reparte tres bancas por igual, dos para el partido que resulte primero y una para el segundo. De los 24 escaños en disputa (correspondientes a la elección de 2015), 15 son del Frente de Todos y solo nueve de Juntos por el Cambio.

El oficialismo arriesga la mayoría en seis de los ocho distritos que eligen representantes: Corrientes, Tucumán, Catamarca, La Pampa, Chubut y Santa Fe.

Córdoba es el distrito que concita la mayor atención. Ante una victoria prácticamente asegurada para Juntos por el Cambio, el segundo lugar se define voto a voto entre el Frente de Todos y Hacemos por Córdoba. Vencen mandato Carlos Caserio (apuesta a renovar), Laura Rodríguez Machado y Ernesto Martínez.

Por último, en Mendoza los pronósticos indican que se mantendría la ecuación actual: Cambia Mendoza retendría la mayoría, mientras que la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti renovaría mandato por otros seis años. Se despiden del Senado Julio Cobos y Pamela Verasay.