Este miércoles se llevó a cabo la sesión del Parlasur en la cual se avanzó en el proceso hacia la expulsión del exasesor de Mauricio Macri, Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, quien busca ser refugiado político en Uruguay mientras es reclamado por la justicia argentina a través de un pedido de extradición.

// Mirá también: “Pepín” Rodríguez Simón, exasesor de Mauricio Macri, pidió asilo político en Uruguay y teme por su “libertad”

El diputado del parlamento regional, Oscar Laborde, indicó: “Él había faltado a las dos sesiones anteriores y, al no estar ratificaba la idea de que estaba prófugo, su aparición fue extraña y sus argumentos fueron incomprensibles, balbuceantes”.

Sede del Parlasur

Tras la primera acción este miércoles por el Parlasur, el cuerpo avanzará con la remoción de Rodríguez Simón este viernes cuando se reúna la Comisión de Presupuesto y Asuntos Internos.

En ese marco, el diputado sostuvo que el parlamento regional “respetará el debido proceso y el derecho de defensa” de Rodríguez Simón, quien es requerido por la justicia argentina en una causa que tramita la jueza María Servini por amenazas y extorsión a los accionistas del Grupo Indalo.

Cabe recordar que Rodríguez Simón no se presentó en esta causa judicial, y se fue a Uruguay, donde pretende que ese país le otorgue la condición de refugiado político. “Estamos hablando de separarlo del Parlasur y, luego, en paralelo, él tiene otro circuito de investigación judicial en la Argentina”, señaló Laborde.

El exasesor durante el gobierno de Mauricio Macri se fue a Uruguay en diciembre pasado y desde allí denunció ser víctima de una persecución judicial, tras lo cual solicitó ser considerado un refugiado político.

Fabián "Pepín" Rodríguez SimónWeb

// Mirá también: Mauricio Macri volvió a apoyar a “Pepín” Rodríguez Simón y se despachó con críticas al Gobierno

En cuanto al pedido de Rodríguez Simón para que se lo declare refugiado, el diputado consideró que “no habría ninguna justificación para que le den la condición de refugiado político en Uruguay” y opinó que “es una chicana para demorar la situación”.

El parlamentario explicó que “la jueza Servini ya pidió la extradición e Interpol está preparado para detenerlo, y se le ha quitado el pasaporte, pero todo está detenido hasta que el Gobierno uruguayo diga si es o no un refugiado político”.

Laborde indicó que para que se le otorgase la condición de refugiado “él debería probar que peligra su vida si vuelve a la Argentina o que no hay condiciones para su debido proceso”. ”Está claro que con Servini de Cubría y el fiscal Marijuan, que eran sus amigos, puede defenderse, y no hay ninguna evidencia de que lo puedan matar”, argumentó.

Con información de Télam.