Luego de que se conocieran las cifras del Indec en relación a la pobreza, el cardenal Mario Poli transmitió la indignación de la Iglesia al respecto.

“Los apremia la caridad de Cristo, que camina los barrios de nuestra ciudad, la que no está ajena a los desafíos de la Argentina toda, con un porcentaje humillante de pobres, a los que se suma una alarmante generación de niños y jóvenes indigentes y postergados”, dijo durante la misa Crismal realizada en la Catedral Metropolitana

Según la medición publicada, correspondiente al segundo semestre de 2020, la pobreza llegó 42% y afectó a 19 millones de argentinos. Poli destacó que estas cifras se ven agravadas por la pandemia “que ya se cobró muchas vidas”.

Por otra parte, volvió a hacer mención de la aprobación de la legalización del aborto. “Asombra y duele ver con qué premura se avanzó en aplicar una ley de muerte que sentencia a los no nacidos, inocentes”, dijo.

“Leyes inicuas y contrarias a la ciencias y a la fe, que alumbraron en madrugadas porteñas a espaldas del común sentimiento de un pueblo que apuesta mayoritariamente a la familia, al trabajo honrado y a la dignidad de cada persona y confiesa con sus creencias que la vida es un don”, expresó el cardenal.

Asimismo, insistió: “Es una actitud que contrasta con el encomiable esfuerzo de los médicos y enfermeros, y tanta gente solidaria que hoy siguen arriesgando la vida por curar, asistir y proteger a los enfermos, y a los ciudadanos”.

“No faltan motivos para el desaliento, aunque la gracia de la unción nos fortalece y nos anima a emprender nuevamente el anuncio de la Buena Noticia, convencidos de que el Evangelio de Jesús es capaz de iluminar toda la realidad humana”, subrayó.