En la ciudad de Pergamino se respira fútbol. Los mayores signos de la idiosincrasia argentina -el amor por la camiseta, el eterno regreso al pasado, la pasión inextinguible- no eluden a la ciudad del norte de la Provincia de Buenos Aires. Lejos de ser así, hoy seguro se apareció un lagrimón en la mayoría de los hogares ante la partida del Diego. Pero hay figuras que nos seguirán recordando su pasión por la pelota: una de ellas es el “Pájaro”.

Devenido en la estrella de TikTok menos pensada, “El Pájaro” vive para sus horas en la cancha de fútbol del barrio. De rostro chapado a lo rústico entre el sol del campo y las arduas horas de trabajo, conquista a sus 50 años en el fútbol de potrero con sus dotes de crack con épica barrial, a la antigua. “Es un ídolo en el que todos se pueden ver reflejados”, explica Cris Pereyra, quien colocó su rostro en las redes.

Profesor de tenis y fotógrafo, Pereyra se encontró con el “Pájaro” un día casi de casualidad -obra de la magia del fútbol, quizás- en la cancha, como corresponde. Había acudido a sponsorear una liga no profesional de jugadores mayores de 30 cuando lo vio. Inmediatamente, se sintió cautivado por el personaje: “Fue como una reminiscencia de los años 80, de Boca Juniors; por el corte de pelo y su look. “Decidí seguirlo, tiene un imán: nada es guionado y decidí subirlo a TikTok, luego de que me lo sugiriera mi hija”.

"El Pájaro" es un personaje viral en las redes Pergamino.Instagram/Pergaminocity

“Explotó a más no poder: en 15 días ya superamos los 30 mil seguidores y recibimos mensajes de todo el mundo”, explica Pereyra. Es un éxito en las redes, y no en cualquiera. Con su estilo de vida se hizo lugar en la plataforma llena de jóvenes y de retos de baile. “Tiene muchos valores que inculca que son muy valiosos; el cuidarse, no tomar alcohol, salir para adelante, ser fiel a uno mismo y disciplinado en su laburo; es un mensaje muy grande”.

Para Cris, su esencia es la autenticidad. El “Pájaro” es la estrella de la cancha, corredor infatigable y pura entrega, pero también fuera de ella. “Su pasión supera todo”, explica del ídolo menos pensado, el cual parece respirar argentinidad por cada uno de sus poros: no solo es un as de la pelota sino que baila folklore con toda la pasión del mundo.