El ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, anunció este domingo que presentarán una Ley Antivandalismo en el primer mes de la nueva legislatura que comenzará el próximo 20 de julio.

//Mirá también: El Papa Francisco fue operado en Italia

“El compromiso es presentarlo para esta legislatura y vamos a avanzar con eso. Por supuesto, el proceso de socialización más importante es en el Congreso de la República. Allí será debatido amplía y democráticamente”, explicó, según recoge la cadena RCN.

La propuesta se presenta en medio de las protestas sociales y el paro nacional iniciado el pasado 28 de abril. “Después de lo que hemos visto desde el 28 de abril, es claro que Colombia necesita una Ley Antivandalismo. Se debe respetar la manifestación pacífica (...) pero se debe ser absolutamente contundente contra el vandalismo y la violencia que hemos visto”, argumentó.

Derribaron una estatua de Cristobal Colón en ColombiaGentileza

Molano ha subrayado que “estos actos generan destrucción en el sistema de transporte público, en establecimientos comerciales y en monumentos”. “Es por eso que de ahí surge la iniciativa de esta Ley Antivandalismo, que está en construcción entre los ministerios de Justicia, Interior y Defensa y la Consejería para la Seguridad Nacional”, manifestó el funcionario.

El documento que se baraja tiene tres líneas de acción: “determinar nuevos tipos penales para delitos, penas más severas y diferenciar cómo a través de la acción en contra del vandalismo se protege la manifestación pacífica”.

La nueva norma había sido anunciada el pasado 30 de junio por el presidente de Colombia, Iván Duque como respuesta a los violentos enfrentamientos entre manifestantes y policías.

Las manifestaciones contra el Gobierno de Duque comenzaron hace más de dos meses en contra de una reforma fiscal presentada por el Ejecutivo y que ya fue retirada.

En cifras oficiales, al menos una veintena de personas han fallecido en el marco de las movilizaciones, en las que se vieron imágenes de vandalismo y disturbios y se denunció una fuerte represión policial que llevó a la comunidad internacional a insistir en el respeto de los Derechos Humanos.