Más de un año después del asesinato de Fernando Baéz Sosa a manos de un grupo de rugbiers en Villa Gesell, la Justicia elevó la causa a juicio oral.

Así, los detenidos serán juzgados ante un tribunal, aún sin fecha determinada- Son Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (20), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (19) y Ayrton Viollaz (21), quienes cumplen prisión preventiva en la Alcaidía 3 del penal de Melchor Romero, en La Plata.

Pipo y los rugbiers después de la golpiza (Web)

En cuanto a los otros dos rugbiers involucrados, que están en libertad, Alejo Milanesi (19) será juzgado como “partícipe necesario”; y Juan Pedro Guarino (19), fue sobreseído.

“Una vez que resuelva la Cámara ahí sí se radica en un tribunal criminal y se fija fecha de audiencia preliminar y luego de debate”, dijo una fuente a Clarín.

Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino cuando recuperaron la libertad

Este lunes, los rugbiers habían pedido la nulidad de la elevación a juicio, a la vez que renunciaron a ser juzgados por un jurado popular.

La defensa entendía que la divulgación reiterada de los elementos de la instrucción, así como las manifestaciones dirigidas hacia los imputados por partes de los abogados de la familia Báez Sosa, Fernando Burlando y Fabián Améndola, impediría que los eventuales integrantes de un jurado lleguen a esa instancia sin prejuicios o preconceptos sobre los hechos.

Fernando Báez Sosa tenía 18 años cuando, la madrugada del 18 de enero de 2020, fue asesinado a golpes y patadas por un grupo de rubgiers en la puerta del boliche Le Brique, en la ciudad balnearia de Villa Gesell donde vacacionaba junto a algunos de sus amigos.