Momentos de máxima tensión se viven en el Gobierno en torno a la agenda judicial por la acefalía virtual en el Ministerio de Justicia, mientras el Senado avanzará este jueves con la designación de 22 nuevos jueces, entre los que está un exabogado defensor de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

La principal incomodidad por la eyección de Marcela Losardo de Justicia se generó en el corazón del Gabinete nacional, donde por estas horas los ministros se miran entre sí como intentando dilucidar quién será el próximo que deberá irse por no estar a la altura de lo que pretende la vicepresidenta.

Losardo formalizará finalmente su renuncia este jueves. Y en paralelo se conocerá el nombre del elegido por Fernández para su reemplazo. El miércoles en la Casa Rosada sólo hubo silencio, a la espera de la decisión del Presidente que no superó los muros del hermetismo. Y en los pasillos de los tribunales federales creció el sinfín de especulaciones. Este jueves se conocerá finalmente el reemplazante de la amiga personal del jefe de Estado.

El nombre del diputado Ramiro Gutiérrez fue descartado. Y quedaron los del legislador rionegrino Martín Soria y el del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro. Otros incluso hablaban de un “tapado”, que podría ser una mujer que venga del interior. Incluso circuló un nombre: el de Claudia Sbdar, presidenta de la Corte Suprema de Tucumán.

Un conocido de la casa

Pero la agenda judicial del Frente de Todos sigue adelante. El Senado realizará este jueves su primera sesión ordinaria de 2021, desde las 14. En el temario está la votación de 22 pliegos de candidatos a jueces, camaristas y defensores. Los nombres elegidos por Fernández entre ternas pasarán sin problemas por la mayoría oficialista.

Los 22 nombres obtuvieron dictamen favorable en las reuniones de comisión presididas por la senadora mendocina Anabel Fernández Sagasti en las jornadas que se realizaron los días 25 y 26 de febrero.

Por ello, Roberto Boico, exabogado de Cristina, será designado finalmente como vocal de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de Capital Federal. Salió de una terna compartida con Diego Amarante, titular del Juzgado Nacional en lo Penal Económico N° 5; y Alejo Ramos Padilla, quien hace dos semanas fue designado en el Juzgado Federal 1 de La Plata, con competencia electoral en toda la provincia de Buenos Aires.

Boico estaba segundo en el orden de mérito, detrás de Amarante, pero fue elegido por el Presidente. Este letrado fue abogado de Cristina en la causa por la firma del memorándum con Irán para el esclarecimiento del atentado a la AMIA que se originó por la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman.

El ex abogado de la vicepresidenta, quien también se desempeñó como conjuez de la sala 1 de la Cámara Federal de Casación Penal, nunca negó su cercanía ideológica al proyecto político de los Kirchner. Incluso fue dos veces al ya desaparecido programa televisivo 678 a defender a los gobiernos kirchneristas.

El kirchnerismo tenía especial interés en este tribunal porque es la segunda instancia de todos los procesos de Comodoro Py. Ahora, el nuevo juez irá entonces a completar el tribunal integrado por ahora por los magistrados Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia, los dos que el Frente de Todos quiso remover por haber sido designados, durante el gobierno de Mauricio Macri sin rendir examen ni obtener acuerdo del Senado.

El 26 de febrero el Consejo de la Magistratura realizó en el predio de Tecnópolis el examen escrito a más de cincuenta postulantes para concursar por las vacantes que dejarán Bruglia y Bertuzzi en la Cámara Federal de Comodoro Py. Aunque este último se presentó al examen para optar al cargo.

El examen consistió en el planteo de un caso, real o imaginario, en el que el aspirante debió ofrecer una solución judicial, como si integrara el tribunal para el cual concursa. Esos exámenes están hoy en manos de cuatro docentes de universidades públicas nacionales. Los exámenes son anónimos al momento de la corrección y luego, en base a los resultados, se suman los antecedentes profesionales y académicos para configurar una primera orden de mérito.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.