Después de ser un ícono de la mujer fatal durante los 90, Gisela Barreto se reconvirtió y volvió a la televisión como conductora de un programa religioso llamado "La fe mueve montañas", en la cadena TLV1.

GISELA BARRETO

Los comentarios que hizo en ese programa sobre los "peligros" del sexo anal y su analogía con un vaso de agua le valieron la popularidad en 2018, en pleno debate sobre la legalización del aborto. En esa ocasión, la ex vedette explicó: "Volvemos a las relaciones anales. La abertura del vaso está arriba y yo puedo tomar el agua. Estoy en una mesa sentada con un montón de personas en una cena y yo decido que como es mi vaso y me pertenece, quiero que este vaso esté dado vuelta", comenzó.

"Pero cuando el vaso está de cola, la parte de abajo queda para arriba. Si agarro una botella y sirvo el agua en el vaso que está dado vuelta, ¿qué va a ocurrir?, el agua va a salpicar a todos los comensales, incluido a mi. Yo voy a responder 'es mi vaso y yo con mi vaso hago lo que quiero'", dijo, a modo de explicación.

El video se hizo viral rápidamente y no faltaron la burlas y memes en las redes sociales. Ahora, Barreto, aprovechando la popularidad de su vaso, vuelve con un nuevo programa llamado justamente así: "El vaso".

Barreto también se ha expresado sobre los temas más polémicos en torno a género y diversidad: "El adoctrinamiento educación sexual sí, adoctrinamiento moral equívoco no. Son niños, ellos tendrán tiempo cuando sean más grandes de saber qué dirección sexual toman, pero no adoctrinarlos desde la tierna infancia porque ahí obviamente los vamos a inducir a un camino equívoco", dijo en una entrevista con Radio Mitre.