Su plan se frustró gracias a otro hombre y la mujer resultó ilesa.


El plan le salió muy mal. Un piloto robó un avión privado para estrellarlo contra un club, en donde su esposa participaba de una fiesta. Su objetivo era asesinar a la mujer, con la cual había discutido poco antes.

Sin embargo, el plan no salió según lo esperado. Tanto la mujer como todos los demás invitados a la fiesta resultaron ilesos, mientras que el propio piloto fue la única víctima fatal de impacto.

El hecho ocurrió en Botsuana. Según 20 Minutos, la pareja había discutido fuertemente, incluso con violencia física. Tras la pelea, el sudafricano Charl Viljoen, piloto de Kalahari Air Services, robó una avioneta privada y comenzó a sobrevolar la zona de la fiesta a la que había asistido su mujer.

Lo que pudo haber sido una tragedia se evitó gracias a un amigo de Charl, que también estaba en la fiesta, y a quien el piloto llamó por teléfono para consultarle si su mujer seguía allí. El amigo notó un comportamiento raro en Charl y sospechó que era capaz de hacer una locura.

“Entonces comenzó a gritar a todo el mundo que saliera corriendo del lugar”, dijo un testigo a medios locales que citó el New York Post. Gracias a las advertencias los presentes evacuaron el club justo antes de que el piloto estrellara la avioneta en el salón.

Charl Viljoen, el piloto que murió (Web)

Todo el lugar quedó calcinado tras el fuego de la explosión, incluso los autos que estaban en las inmediaciones resultaron dañados.

El único muerto por la situación fue el propio Charl.






Comentarios