El hombre había robado un celular. En su país tiene antecedentes de robo a mano armada y violencia de género.


La Justicia en lo Contencioso y Administrativo Federal ordenó la “retención” del motochorro colombiano liberado por una jueza dos días después de haber sido detenido robando un celular en el barrio porteño de Caballito, por lo que quedó firme la decisión de deportarlo a su país de origen, informaron hoy fuentes de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM).

El juez de dicho fuero Pablo Cayssials hizo lugar al pedido de la DNM de expulsar Jair Stevens Jurado Mora (25) y ordenar a las fuerzas de seguridad que lo busquen y lo retengan para concretar la deportación dispuesta.

La jueza Patricia Guichandut avaló la deportación del motochorro colombiano al que había liberado a cambio de 700 pesos de fianza.

El caso del “motochorro” Jurado Mora había logrado amplia repercusión pública luego de que la jueza de Instrucción Criminal porteña Patricia Guichandut le otorgara su libertad dos días después de haber sido detenido y el pago de 700 pesos a la víctima como resarcimiento, lo que generó un fuerte repudio hasta del presidente de la Nación, Mauricio Macri, que calificó la decisión como “indignante”.

Jurado Mora llegó al país hace siete meses procedente de Colombia e ingresó sin dificultades porque no había ninguna orden de restricción en su contra, pese a que luego se corroboró que en su país tiene dos causas por robo a mano armada y otra por violencia de género por haber golpeado a su pareja.

Debido a que su situación migratoria es irregular porque podía permanecer en el país un plazo de seis meses como máximo y cometió un delito flagrante, Migraciones pudo intervenir de oficio y disponer su expulsión.

El jueves pasado, la misma jueza que lo había excarcelado avaló la expulsión del “motochorro” colombiano dispuesta por la DNM, tras lo cual, este organismo solicitó a la Justicia en lo Contencioso Administrativo Federal su detención para que se lleve a cabo la expulsión del país.

La magistrada adoptó esta decisión luego de que desde Migraciones, que depende del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación, le informaron que el imputado no había apelado la decisión administrativa de ser deportado y había quedado firme.

En un comunicado de prensa, la cartera indicó que “esta decisión se da en el contexto de los dos ejes de la política migratoria dispuesta por el ministro Rogelio Frigerio: puertas abiertas a la inmigración -como siempre ha ocurrido en el país- y cerradas a la delincuencia, el tráfico de personas y el narcotráfico”.

Por eso, por intermedio de DNM se solicitó a la jueza que dispusiera el extrañamiento del extranjero en caso de que carezca de interés para que permanezca en el país.

De acuerdo con la normativa vigente, el lunes de la semana pasada empezó a correr el plazo de tres días para que pudiera interponer un recurso jerárquico, pero el colombiano no lo hizo.

El hecho ocurrió el 22 de enero último, cuando una joven de 18 años estaba por cruzar la calle en avenida La Plata al 100, en Caballito, con su celular iPhone 7 en la mano.

De repente, el “motochorro” le arrancó el teléfono y huyó a toda velocidad, pero tras una persecución por parte de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, fue detenido.

El ladrón quedó acusado de “robo en grado de tentativa” y, a pesar de que contaba con antecedentes en su país, la jueza le concedió una “probation” y la libertad dos días después.

La magistrada le impuso como condiciones no consumir drogas ni alcohol durante un año, presentarse todos los meses en el Área de Control y Dirección de Ejecución Penal, regularizar su situación en Migraciones y resarcir a la víctima del robo con 700 pesos.






Comentarios