Carolina Pochetti, la viuda de Daniel Muñoz, exsecretario de Néstor Kirchner, manifestó su voluntad de convertirse en arrepentida en la causa por los cuadernos de las coimas y fue aceptada.

Carolina Pochetti manifestó su voluntad de ser arrepentida en la causa por los cuadernos de la corrupción.

Pochetti fue trasladada desde la cárcel de Ezeiza a los tribunales federales de Retiro pasado el mediodía de este jueves. La viuda de Muñoz ya había pedido ampliar su declaración indagatoria en la causa durante la feria judicial de enero, en un trámite que cumplió días atrás en el juzgado federal de Claudio Bonadio, a quien entregó un escrito.

Este jueves fue nuevamente a Comodoro PY desde la cárcel y, tras un breve paso por la fiscalía de Carlos Rivolo, se la trasladó a la oficina de la Defensoría oficial, bajo custodia del Servicio Penitenciario Federal.

La viuda de Muñoz -fallecido en 2016- renunció a su abogado particular y pidió ser patrocinada por un defensor oficial como primer paso para evaluar acogerse a la figura del imputado colaborador, que le abriría la puerta a obtener la excarcelación.

El exsecretario de Nestor Kirchner fue mencionado reiteradamente en los cuadernos del remisero Oscar Centeno como el encargado de recibir la recaudación de pago de sobornos por parte de empresarios. Por eso la mujer es considerada una "pieza clave" en la causa que investiga el lavado de dinero por unos 70 millones de dólares por parte de Muñoz y su entorno, que se sospecha provinieron del cobro de sobornos a empresarios adjudicatarios de obra pública y concesiones.