Los ciudadanos de los países más productivos trabajan menos horas que otros con productividad moderada. Entonces, ¿cómo trabajar menos y rendir más?


 ¿Se puede trabajar menos horas y rendir lo mismo, o generar los mismos resultados? Esa es una pregunta que la mayoría de las personas se hace alguna vez. La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), organización internacional que reúne a los países desarrollados (Argentina, por el momento, no participa) realizó un informe al respecto.

Entre los datos interesantes que el informe revela, se encuentra que Alemania es el país que menos horas trabaja mientras que es uno de los más productivos. Al mismo tiempo, México, el que más trabaja, está en un puesto mucho más bajo en cuanto a la productividad.

¿Qué aconsejan los expertos para mejorar la productividad en menos tiempo? Una de las claves para trabajar menos y mantener la productividad es encontrar estrategias para trabajar de una forma más enfocada. Por ejemplo, ponerse objetivos para cada hora, y prometerse descansos de unos minutos que sólo se tomarán si se logran.

Habilidades para conseguir un buen trabajo. (UNSPLASH)

Otra de las razones por las que se puede trabajar menos manteniendo la productividad, que se desprende del informe, es que un mejor balance entre vida profesional y personal se traduce en mejor rendimiento. El informe, citado en un Podcast del diario La Nación, demuestra que en países como Holanda, que tienen una mayor tasa de empleos part-time, a las empresas les es posible pagar por esos medios turnos salarios que alcanzan para vivir.

No es lo mismo el caso de las empresas que el de los trabajadores freelance o independientes. A nivel de las empresas, cada vez son más las que descubren que reducir las jornadas, ofrecer un día de homeoffice a la semana o la posibilidad de trabajar por objetivos termina mejorando no solo la felicidad laboral de los empleados, sino la productividad.

Por otra parte, los trabajadores freelance son quienes mejor saben que la organización y la capacidad de ponerse límites a uno mismo son las claves para que esa forma de trabajo sea rentable y disfrutable.





Comentarios