Manifestantes enojados por la subida de los impuestos se enfrentan con la policía francesa, por tercer fin de semana consecutivo. Cientos de personas fueron arrestadas luego de que pequeños grupos levantaron barricadas en calles del centro de París, encendieron fuego y arrojaron piedras a los agentes.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, confirmó que fueron más de 160 los manifestantes detenidos. Además, medio locales informaron que la cantidad de heridos ascendió a 65.

(Foto: Alain JOCARD/AFP)

La policía disparó gases lacrimógenos para intentar hacer retroceder a los manifestantes en inmediaciones del Arco del Triunfo y empleó camiones hidrantes cerca de los Campos Elíseos. Algunos respondieron arrojando piedras de gran tamaño.

La situación en París contrasta con la de otras regiones del país, donde las protestas y los cortes de tránsito fueron mayoritariamente pacíficos.

(Foto: Lucas BARIOULET/AFP)

Además de la suba de impuestos, los manifestantes están molestos con el liderazgo del presidente, Emmanuel Macron, quien se encuentra en Buenos Aires participando del G20.

Las movilizaciones, que comenzaron con los conductores manifestándose contra el alza de los combustibles, incluyen ahora una gama más amplia de demandas relacionadas con el alto costo de la vida en el país.